La alimentación en el embarazo


De acuerdo con el Consejo Argentino sobre Seguridad de Alimentos y Nutrición (CISAN) durante el embarazo es importante seguir la ganancia de peso. Para ello, es necesario conocer el peso y la talla de la mujer antes del embarazo y/o durante el embarazo.

Una insuficiente ganancia de  predispone a nacimientos prematuros y de bajo peso al nacer; mientras que una excesiva se asocia a mayor riesgo de diabetes gestacional y pre eclampsia en la embarazada y nacimientos por cesárea y de alto peso al nacer.

¿Cuál es la ingesta calórica necesaria?

Una mujer adulta con un peso normal necesita 2.000 Kcal/día en promedio. De acuerdo a reconocidos organismos internacionales, en la mujer adulta embarazada las necesidades energéticas aumentan según el trimestre de embarazo.

Por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, siglas en inglés) estima que durante el primer, segundo y tercer trimestre, una embaraza necesita 85, 285 y 475 Kcal/día adicionales, respectivamente.

Por su parte, el Instituto de Medicina (IOM, siglas en inglés) de Estados Unidos estima que las necesidades de energía durante el segundo y el tercer trimestre son de 340 Kcal/día adicionales.

Durante el primer trimestre no recomienda una ingesta de energía (Kcal) diaria adicional, debido a que el gasto energético total aumenta muy poco y a que el aumento de peso es menor.

 

Recomendaciones para una alimentación saludable

  • Realizar 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites.
  • A lo largo del día beber al menos 2 litros de agua (entre 2,3 y 3 litros por día).
  • Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.
  • Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.
  • Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados.
  • Al consumir carnes quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado e incluir huevo.
  • Consumir legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca.
  • Consumir aceite crudo como condimento, frutos secos y/o semillas.
  • Las mujeres embarazadas no deben consumir bebidas alcohólicas.