PANDEMIA

Investigadores argentinos fueron elegidos para probar una vacuna contra el coronavirus

El laboratorio farmacéutico más grande del mundo anunció que en las próximas semanas comenzarán los testeos en el país, poco después que lo hagan en Estados Unidos.


Un grupo de investigadores argentinos fueron elegidos para testear una vacuna contra el coronavirus creada por Pfizer, el laboratorio farmacéutico más grande del mundo. Ya ha pasado las pruebas iniciales de seguridad en Alemania y Estados Unidos y fue autorizada a avanzar a exámenes de eficacia por la Administración Federal de Drogas (FDA), la agencia del gobierno norteamericano encargada del control de los medicamentos.

Según trascendió, los investigadores nacionales fueron seleccionados por su capacidad logística y conocimiento en enfermedades respiratorias virales, y podrán testear la vacuna poco menos de un mes después que se lleve a cabo ese procedimiento en Norteamérica. Las conversaciones telefónicas y por Zoom comenzaron en mayo pasado y conectaban a los hombres y mujeres de la compañía farmacéutica con el doctor Fernando Polack, director de la Fundación Infant quien está realizando un estudio en Capital y Gran Buenos Aires para determinar si el plasma de pacientes recuperados de Covid-19 modera los síntomas en otros infectados.

“Muchas veces, si tenés el privilegio científico de participar en la evaluación de una vacuna, contribuís a posicionar potencialmente mejor a tu país en la fila de espera de la distribución. De otro modo hay que aguardar que, en caso de que la vacuna sea eficaz, la fabricación escale y esperar detrás de países con más fuerza comercial o estratégica”, aseguró Polack y agregó: “Argentina, ha sido elegida, hasta ahora, como el único otro país donde se evaluará la vacuna. Vamos a participar un mes después de que comience en Estados Unidos. Eso implica que va a haber más de 700 personas trabajando simultáneamente en distintas áreas del programa”.

Además, el argentino fundador de la Fundación Infant señaló: “Conocer el comportamiento de las vacunas en la población local es siempre importante para los responsables de las decisiones de salud pública, y esta oportunidad permite que Argentina obtenga esta información muy temprano en el ciclo de desarrollo de vacunas. Hemos decidido conducir estos estudios intentando reflejar la diversidad de distintos grupos poblacionales y profesionales en nuestro país. Por lo tanto, los realizaremos en el Hospital Militar Central, donde hemos trabajado con otras programas similares muy exitosamente, convocando a participar a gente de distintas organizaciones públicas y privadas”.

 

Con información de Infobae