No hubo heridos

Incendio en el centro de la ciudad

Foto ilustrativa

Alrededor de las 7 de la mañana, cuando los vecinos del edificio de San Martin al 1860 empezaban a despertarse, se vieron sorprendidos por una fuerte presencia de humo que provenía del quinto piso.

La portera de dicho edificio, tras abrir la puerta a patadas, fue una pieza esencial para salvar la vida de dos hermanos que estaban durmiendo en el departamento.

La dueña de casa estaba trabajando y sus hijos, un joven de 14 años y su hermana de 18, estaban descansando cuando un aparente cortocircuito generó las llamas.

Por fortuna, los moradores se encontraban fuera de peligro y solo la chica debió ser asistida con principio de asfixia.

En el lugar operó una dotación de los Bomberos Zapadores de Rosario quienes pudieron apagar el foco ígneo con matafuegos.