OPINIÓN

Hacelo vos

Por Andrés Cánepa.


A partir del 2020 va a gobernar Omar Perotti la provincia y nada más lógico que el Presupuesto sea confeccionado por los que van a tener dicha responsabilidad. A pesar de algunas voces que decían lo contrario desde la Legislatura, el actual gobernador Miguel Lifschitz despejó las dudas y dio la orden de que dejen al equipo del rafaelino desarrollar los lineamientos económicos. Se va a votar en medio de las fiestas, si es que llegan.

Hay serias chances de que los tiempos no den y que el proyecto se termine aprobando después del receso en el mes de febrero. Pero esto no le preocupa al equipo de Perotti porque prefieren confeccionarlo a tener que trabajar bajo los lineamientos económicos impuestos por otra gestión. De hecho, deshojó esa posibilidad el mismo gobernador.

Lifschitz, en medio de una recorrida por el cordón industrial, desautorizó a algunas voces importantes del Frente Progresista que habían declarado que les parecía mal que se presente el presupuesto después del 10 de diciembre en la Legislatura. El gobernador dio el visto bueno para que el gabinete económico del próximo gobernador sea el que delimite los alcances del proyecto.

Legisladores del FPCyS habían alzado la voz al respecto pidiendo que sea la actual gestión la que lleve adelante la tarea, obviamente con el aval del gobierno entrante, pero que se presente en tiempo y forma como lo indica la ley. En este caso, al haber cambio de color político, lo ideal es lo que se plantea desde la voz del mismo Lifschitz. Sería irrisorio que Perotti tenga que aceptar pautas de una gestión que dejará su lugar dentro de 2 meses y medio.

La discusión se sigue dando, de todas maneras, por el rojo fiscal que va a heredar el gobierno peronista. Desde el perottismo, en voz de Rubén Michlig, afirman que asciende a más de 20 mil millones de pesos, mientras que desde el socialismo aseguran que no supera los 13 mil millones. La diferencia entre uno y otro análisis es que la Nación le adeuda a Santa Fe un monto por la Caja de Jubilaciones, y ese sería el punto en cuestión.

Gonzalo Saglione, Ministro de Economía actual, le pidió al perottismo que “se pongan la camiseta de la provincia” a la hora de analizar los números, mientras que del otro sector aseguran que son realistas, y no tiene que ver con una cuestión de tomar partido. El análisis concreto que hacen es que en medio de una crisis profunda que hay, es probable que Nación no cumpla con su compromiso con la Provincia, como no lo ha hecho con otros acuerdos pre establecidos.

El ejemplo que utiliza el perottismo es el de la deuda histórica, con fallo de la Corte a favor de Santa Fe, que Nación no hay honrado y no encuentran argumentos para que el gobierno de Macri efectúe el pago antes de fin de año. Pero de todas maneras, lo que le preocupa al equipo económico del PJ es cuán estructural es ese déficit y la planta de empleados en general.

Lo cierto es que Perotti va a tener, tras las declaraciones de Lifschitz, la posibilidad de decidir a qué carteras le va a recortar y a cuáles va a fortalecer en su participación en el próximo presupuesto. Probablemente arranquemos el 2020 con actualización de los números actuales hasta que haya acuerdo legislativo por el primer proyecto presentado por la próxima gestión. La cabeza de la próxima Cámara de Diputados va a ser el actual gobernador y el diálogo ya está abierto entre ambos dirigentes.