Investigan un "juego sexual"

Habló la pareja de la mujer embarazada que murió en un hotel alojamiento

Carolina, que cursaba el séptimo mes de gestación, se desangró por heridas en la zona genital.

Por Rosario Nuestro Redes

martes 16 de octubre, 2018

Alfredo, pareja de la mujer que murió en un hotel alojamiento, habló esta mañana y dijo: “Fui a reconocer el cuerpo y sí, era mi mujer. Me dijo que iba a comprar, que iba y venía, confié en eso y no pensé que iba a pasar esto. Estaba embarazada, esperaba para diciembre”.

“Ella estaba siempre en casa. Tenía dos hijos de otra pareja, una nena de 8 y un nene de 6. No sé si lo conocía al hombre ese, hace un año y medio que está conmigo y nunca se había ido tantas horas. Para mí se la llevó el tipo ese… Salió a las 2.30 de la mañana, del sábado, y no volvió más. Quiero justicia, por favor, justicia“, afirmó el exmarido de la mujer en declaraciones con el canal de noticias Crónica TV.

El hecho ocurrió el fin de semana y aún no está del todo esclarecido. La autopsia determinará el motivo real del fallecimiento de Carolina Medina, de 25 años, que estaba embarazada de siete meses. También será importante el testimonio del único detenido, Ariel Norberto García, de 37 años.

Los dos fueron filmados por la cámara de seguridad del hotel, a las 9.45 del sábado. En ese video, se percibe el ingreso de un Ford Focus al lugar “Susurros”, de Florencio Varela. Minutos después. Esa misma cámara captaba que el coche escapaba del lugar, rompiendo la barrera de la entrada.

El conserje corrió a la habitación de la que había salido, donde encontró el cuerpo de la mujer embarazada sobre la cama, boca arriba. Las sábanas estaban empapadas de sangre, en lo que habría sido un “juego sexual” donde la víctima murió desangrada.

Las imágenes de la cámara fueron claves para dar con el hombre que se escapó de la habitación y donde fue encontrada Carolina, que cursaba su último trimestre de embarazo. Según Clarín, el padre del propio hijo, al ver el video llamó a la Policía para entregar a Ariel García.

El sospechoso está acusado del delito de “homicidio” aunque en un principio la causa estuvo caratulada como “averiguación de causales de muerte”. Por ahora, se sabe que la mujer murió desangrada por heridas que tenía en la zona genital.

La hipótesis del caso es que las heridas de la víctima se produjeron mediante un “juego sexual” con una botella de cerveza que los alojados habían pedido, pero que no pudo ser encontrada en la habitación. Los resultados de la autopsia serán clave para saber si dentro del cuerpo de la fallecida había pedazos de vidrio, que pertenecerían a ese envase “desaparecido”.

Comentarios