INSEGURIDAD

Hablaron los padres de uno de los ladrones atropellados por el joven: "A lo mejor murió como quería"

"A mi hijo un muchacho lo condenó a muerte por un robo y ahora ya no lo tengo", lamentó la mamá de uno de los jóvenes que murió arrollado tras el asalto.


Mónica y Alberto, padres de uno de los dos delincuentes que murieron al ser atropellados por un joven al que le habían robado en Fisherton, rompieron el silencio y se pronunciaron sobre el hecho ocurrido el pasado 8 de abril. Aquella tarde lluviosa de jueves, En una entrevista que le concedieron al Diario La Capital, los progenitores de Diego Nicolás Quiroga García, uno de los dos asaltantes, lamentaron lo que sucedió y declararon: "Por un robo ahora ya no lo tengo".

"Me compadezco de esa madre", expresó Mónica, en relación a la mamá del joven detenido por el atropello que le quitó la vida a ambos delincuentes. "Yo tuve que ir a ver a mi hijo preso y sé lo que está sintiendo, sé por lo que está pasando. Yo tuve que ir a la cárcel pero ahora mi hijo ya no está más. A lo mejor murió como quería. También es cierto que a mi hijo un muchacho lo condenó a muerte por un robo y ahora ya no lo tengo", señaló.

Por su parte, Alberto, el papá de Diego, dijo: "Hacía dos años había salido de prisión y desde entonces trabajaba conmigo como fletero, me ayudaba con el camión con el que hago mudanzas y fletes. Por eso no se merecía este final, aplastado en una vereda como un perro. Yo sé lo que es ir a ver a un hijo a la cárcel. Levantarte a la mañana, viajar, soportar las requisas y verlo encerrado después de que con mi esposa luchamos toda la vida para que no llegara a eso. El tuvo errores, fue un delincuente, pero lo pagó en la prisión. Ahora que se encargue la Justicia de lo que hizo este otro pibe y su familia tendrá que sufrir lo mismo que sufrimos nosotros, aunque con una gran diferencia, ellos seguirán viéndolo cada vez que puedan y yo voy a tener que ir al cementerio sin poder verle la cara a Diego porque está enterrado".

"Por las redes nos dicen cosas terribles, incluso llegaron a sostener que a mi hijo lo hicieron picadillo, que van a venir a mi casa a instalarse y buscar venganza. Y nosotros somos gente que hizo todo lo que pudo para sacar a dos hijos de la calle, pero siempre nos dieron la espalda. Los quisimos internar y la Justicia siempre nos dio la espalda", denunció Mónica en la entrevista con el Diario La Capital.

La madre responsabilizó en parte a la Justicia por lo que pasó: "¿Sabés la cantidad de veces que pedí que mi hijo estuviera preso? ¿Sabés la cantidad de veces que le pedí a Dios que lo sacara de la calle? Porque lo quería vivo, y ya no lo tengo más. Por nosotros nadie se compadece, nadie hizo nada". "Luchamos por cada uno de nuestros hijos desde que eran chiquitos. Siempre les quisimos dar una buena vida. Pero con dos de ellos no pudimos. Diego desde chico tuvo problemas de adicciones, malas juntas...hicimos todo lo que pudimos y estuvo a nuestro alcance para sacarlo de allí", completó Alberto.

Asimismo, Mónica puntualizó: "Nosotros no vivimos de los robos de nuestros hijos. Somos trabajadores. Yo trabajo en una empresa de limpieza desde hace diez años. Mi marido tiene un camión de mudanzas tras quedarse en la calle en 2001 cuando en medio de la crisis lo despidieron de una empresa de colectivos. Somos personas que hicieron todo lo que tuvieron a su alcance para rescatar a sus hijos de la calle. Nadie nos ayudó".

En esa línea, Alberto aseveró que "hoy el menor de nuestros chicos no puede ir a la escuela porque a él también lo amenazan por las redes sociales y tiene miedo". Y agrego: "El fin de semana anterior a que todo esto pasara estaba con sus amigos en la esquina y le robaron el celular. No reaccionó porque siempre le digo que no lo haga. Un celular se vuelve a comprar, la vida no".

"A nosotros nos amenazaron desde el minuto cero. Nuestros vecinos vienen y nos cuentan lo que ponen en los perfiles de redes sociales que han abierto pidiendo Justicia por Diego y Liberen a Diego (por el joven asaltado). Han colgado fotos de mi marido con el camión pidiendo que nadie lo contrate porque es el padre de un delincuente; de mi hijo de 16 años, que padece discapacidad; amenazaron de muerte a mi nieta, que no puede ir a trabajar; a nosotros mismos, que dicen que nos van a venir a buscar. Nosotros no podemos vender nuestra casa e irnos. Es lo único que tenemos", remarcó con tristeza la mamá de uno de los ladrones que iba en la moto.

Según investigaciones del fiscal Patricio Saldutti, el chico de 25 años hoy detenido fue asaltado por Diego y otro cómplice en Amuschátegui al 600. Los ladrones efectuaron disparos al aire, rompieron una de las ventanillas de la camioneta del joven y le robaron un bolso con más de dos mil dólares.

El joven asaltado aceleró la camioneta y fue a la caza de los motochorros hasta que en Zuviría y Navarro, seis cuadras después de iniciada la secuencia, los alcanzó cuando la moto se fue a la vereda y los terminó arrollando. Quiroga García murió al instante, mientras que Luciano Escudero, el otro involucrado, falleció al otro día.

x
Paladini flotante