En grave estado

Gimena Accardi sobre la salud de su papá, enfermo de coronavirus: "Hay que seguir rezando"

La actriz reveló detalles de la salud de Hugo, su padre, quien está internado y sigue sin reaccionar.


Tras 7 meses de que el coronavirus se instaló en el mundo a nivel de pandemia, el virus que dejó en jaque al planeta sigue causando dolor. En esta oportunidad se trata de Gimena Accardi, quien hace unos días reveló que su padre Hugo se había contagiado y que luego de una pulmonía bilateral su cuadro se complicó y terminó en terapia intensiva. En esa misma línea, la actriz confesó cómo sigue la salud de su padre.

Si bien la mujer de Nicolás Vázquez ya había indicado que estuvo 11 días inconsciente y que había logrado despertar con una leve mejoría, la misma la duró muy poco tiempo, dado que luego de una leve recuperación el hombre de 62 años volvió a recaer. Según trascendió, en diálogo con La Nación, Accardi disparó preocupada: "Mi papá sigue muy grave. Está entubado y dormido. Hay que seguir rezando", ante la falta de reacción de Hugo.

Cabe recordar que hace poco destacó la formidable salud que tenía su papá, la cual se vio eclipsada por la enfermedad que abatió al mundo."Mi viejo es un tipo sano, deportista, tiene 62 años y no se quiere jubilar porque se siente muy joven y ama su trabajo. Jamás tuvo problemas de salud, juega al fútbol con pendejos y muchas veces ganó el premio a la valla menos vencida porque ataja como los dioses y vuela en cada pelotazo cayendo al piso como un bailarín profesional".

En ese momento, le agradeció a todo el personal de salud del Sanatorio Finochietto por el trato "tan humano" que están teniendo tanto con su padre como con ella y su familia, y detalló: "Todo el grupo que estuvo a cargo fue maravilloso, profesionales de primera y muy empáticos. Gracias por esos llamados llenos de paciencia explicándonos todo con detalle, es muy angustiante no poder estar presente o cerca del que está internado en estas circunstancias y recibir sólo un parte por día desesperante. Las horas se hacen eternas entre llamado y llamado", había expresado.