aguardan nueva normativa

Gastronómicos, disconformes con la autorización nacional: "No hubo cambios significativos"

Desde el sector piden volver a la atención de clientes en los salones. Aseguraron que solamente se confirmó la modalidad de venta por mostrador, algo que ya están haciendo.


Las repercusiones del decreto de Nación que autoriza la vuelta de distintas actividades en Rosario no tardaron en llegar. Entre los sectores incluidos se encuentran los gastronómicos, que podrán reabrir los locales, pero sólo parcialmente bajo la modalidad take away (para llevar). Desde el rubro, mostraron sus reparos frente a la reciente decisión, dado que tenían expectativas de retomar la atención presencial a sus clientes al 100 por ciento. "No hubo cambios significativos", aseguraron.

El texto del decreto 966/2020 publicado en el Boletín oficial, autoriza el retorno de la "actividad de locales gastronómicos (bares, restaurantes, rotiserías, heladerías, y otros de venta de productos alimenticios elaborados), con la modalidad “para llevar” (también llamada “take away”), con la dotación mínima de personal necesario, cumplimentando las medidas de prevención sanitarias ordenadas por las autoridades, dentro de los establecimientos y al momento de la entrega de los productos". De todas maneras, aún resta ajustar detalles entre municipio y provincia en cuanto a la modalidad de implementación.

Ante la disposición, el secretario Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Rosario, Alejandro Pastore, afirmó: “No ha habido cambios significativos. Lo que hace Nación con este decreto es oficializar la modalidad de venta por mostrador, el denominado take away, pero es una modalidad que ya estábamos trabajando desde el comienzo de la cuarentena. En definitiva, no aporta absolutamente ningún tipo de herramienta más”.

“Estamos a la expectativa de un nuevo decreto antes que termine la semana que avale lo que pensábamos que se iba a dar que es la apertura del servicio del salón, veredas y terrazas a partir del lunes”, contó en diálogo con Rosario Nuestro y añadió: “Municipalidad y Provincia ya dieron los primeros pasos y de hecho Provincia lo solicita a Nación, por eso se genera esa confusión, porque en el decreto de Nación en vez de responder al pedido de la reapertura del servicio de salón, confirma el take away. En definitiva, es Nación quien debe emitir un decreto que habilite la actividad que ya está solicitado tanto por Provincia como el municipio”.

De acuerdo a las medidas de sanidad que ya tienen establecidas para el momento en el cual puedan volver a reabrir las puertas al público en general, Pastore dijo: “La modalidad de trabajo va a ser ajustada al protocolo que venimos trabajando con el municipio y la Provincia desde hace dos meses y que, en líneas generales, es muy riguroso con el tema de sanitización de las personas que ingresan, los alimentos, las herramientas, reduce la capacidad de los salones a la mitad y obliga al registro de las personas que entran y salen en caso que pueda darse algún un posible caso positivo”.

Con respecto a la crisis que afronta el sector y el alivio que representaría retomar el servicio de salón, remarcó: “La situación en estos momentos es absolutamente crítica y la reapertura de los locales genera al menos algún nivel de esperanza. Después hay que ver cómo reacciona el público, cómo reacciona la demanda para encontrarnos con una solución o con algún problema mayor, porque en realidad una vez que uno abre se incrementa los gastos de sostenimiento, de estructura, de costo y funcionamiento y eso tiene que estar acompañado con un incremento de la venta”.

“La expectativa es positiva, sabemos que la gente quiere acercarse a los bares, esperemos que el poder adquisitivo les permita hacerlo de manera sostenida para que la actividad siga siendo viable”, concluyó Pastore, quien además es presidente del Paseo Pellegrini.