Radio mitre rosario

Farías bancó a Silberstein

Según Farías, sus declaraciones sobre Los Monos, son también una preocupación de todo el gobierno.

Redacción Rosario Nuestro

domingo 26 de noviembre, 2017

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías dijo que las las declaraciones del ministro de Justicia Ricardo Silberstein, están ligadas a una preocupación que tienen dentro del gobierno, sobre cómo manejar a los imputados de la causa de Los Monos . Por otra parte, habló sobre los posibles aumentos de impuestos provinciales y la decisión del gobernador sobre la elección de los ministros que reemplazaran a los actuales en Producción y Salud. “Hay que tener un poco de paciencia hasta que él decida”, indicó.

-¿Qué opina sobre lo dicho por el ministro Silberstein sobre el lugar de detención de Los Monos?

-Las declaraciones de Silberstein están ligadas a una preocupación que tenemos en el gobierno sobre cómo manejarse con los imputados de la causa. Nos preocupa bastante, por eso dispusimos de un lugar adecuado de detención. Ahora se cambió el criterio por pedido de ellos, eso nos preocupa como antecedente y definición.

-El abogado defensor de “Monchi” Cantero, Carlos Edwards fue duro con el Ejecutivo ¿Qué opinión tiene al respecto?

-El poder ejecutivo tiene legítimo derecho de opinar o manifestarse, además hay esferas donde existe una conexión entre la acciones del poder judicial y del ejecutivo. Por ejemplo, el servicio penitenciario depende del Ejecutivo, más allá de que quienes van ahí dependan de decisiones judiciales. Evidentemente, sobre estas cuestiones, tenemos cosas que decir. El espacio que se construyó para desarrollar todo el juicio oral se preparó también desde el Poder Ejecutivo. Nosotros planteamos que no estamos de acuerdo con una decisión judicial, pero está en la esfera de la independía del poder judicial poder hacerlo.

-En diciembre se va el ministro de la Producción Luis Contingiani y el ministro de Salud, Miguel González para asumir en otros puestos ¿Ya hay reemplazos?

-Todavía no, el gobernador ha sido muy cuidadoso en dar nombres hasta no poder oficializarlos. Hay que tener un poco de paciencia hasta que él decida. La intensión del gobernador es privilegiar los perfiles de gestión teniendo obviamente el consenso político.

-La provincia hizo un pedido de de aumento del impuesto inmobiliario rural de entre el 25 y el 30% de aumento. ¿Qué pasará con el impuesto inmobiliario urbano?

-No lo tenemos definido todavía, son cuestiones que surgen como consecuencia de lo que se ha firmado en el consenso fiscal en Buenos Aires con el gobierno nacional. Todavía estamos analizando una serie de medidas. Lo del inmobiliario rural aparece más claro, en el urbano hay que tener más cuidado por el impacto que tiene. Hay muchas partidas de impuesto inmobiliario urbano que están en su mínimo, en valores realmente bajos.
No hemos pensado un incremento concreto, hay que tener mucho cuidado con los valores que se manejan por lo que ampliando las partidas del inmobiliario urbano. Hay mucha gente de bajos ingresos que realmente no puede asumir tan fácilmente un incremento como si lo puede hacer un productor, por eso, hay que ver realmente si es necesario o no ese incremento.

-¿Qué sensaciones le dejó la cumbre del Partido Socialista donde hubo una foto entre Bonfatti y Lifschitz?

– Más allá de debates internos hay una unidad en cuanto a la dirección política a seguir. Yo estuve en esa reunión y Bonfatti fue muy enfático en marcar lo importante que fue la firma del conceso fiscal por parte de Lifschitz, de lo que significa estar en el lugar de un gobernador cuando se enfrenta a este tipo de consensos nacionales y lo que implica en términos de las decisiones que hay que tomar, fue un respaldo muy fuerte.

Desde el partido socialista fueron críticos con las reformas que quiere implementar la Nación.

-Sí. Hubo un documento nacional de un posicionamiento genérico a lo que significan reformas atadas a los modelos neoliberales. Eso se vinculó con las que están hoy en el Congreso de la Nación. La diferencia es que en el consenso fiscal no hay un compromiso sobre esas reformas específicas. Creo que lo más importante fue mostrar a dos de nuestros referentes más grandes–Bonfatti y Lifschitz- juntos pensando en el futuro.

Comentarios