Violencia

Falleció un docente luego de recibir una brutal golpiza, le quisieron robar el celular con el que daba clases

Juan Carlos Chiocca, de 48 años, era maestro del colegio primario de La Salle. El sábado pasado fue arribado por tres hombres que intentaron robarle. Una semana después falleció tras ser internado por tener afectados sus órganos producto de los golpes.


Carlos Chiocca de 48 años falleció este sábado luego de ser internado producto de los golpes que le ocasionaron tres hombres al querer asaltarlo.

Hace exactamente una semana fue asaltado por tres personas quienes lo golpearon ferozmente para robarle sus pertenencias, entre ellas el celular con el que dictaba clases por Zoom para continuar las jornadas virtuales durante la pandemia.

Este sábado, tras ser internado por tener afectados sus órganos producto de los golpes, falleció y el colegio La Salle, donde dictaba clases publicó un comunicado. Carlos era maestro del colegio primario de La Salle y vivía en el límite de Rosario y Baigorria.

La investigación

Según relataron fuente policiales, Carlos estaba a pocas cuadras de su casa cuando fue arribado por tres hombres que lo golpearon de manera salvaje para sacarle el celular y sus pertenencias. Apenas recibió el ataque realizó la denuncia y acudió a la guardia médica en donde se hizo los primeros estudios, que no arrojaron fracturas y esperó por los otros resultados. El viernes pasado, casi por cumplirse una semana del ataque tuvo que ser internado de urgencia tras descubrir que los golpes le habían generado problemas en sus órganos.

Este sábado durante la mañana falleció y el colegio La Salle informó en un comunicado que se encontrará de duelo el próximo lunes, por el que se suspenderán las actividades virtuales. Además compartió un comunicado en sus redes sociales:

“En el día de hoy, falleció el maestro Juan Carlos Chiocca, rosarino de 48 años, maestro de cuarto grado de nuestra escuela, en el nivel primario. Ingresó a trabajar en nuestra institución el año pasado, siendo maestro de 5to. grado, acompañando de modo admirable a los chicos y chicas, no sólo en el aprendizaje de los contenidos, sino también en la mirada de fe sobre los mismos y en la preparación para la primera comunión. Buen maestro, buena persona, buen compañero, siempre sonriente, positivo y constructor del bien común. Fue ejemplo de bondad y alegría para sus niños y niñas, y un gusto del compartir comunitario para sus compañeros y compañeras de la comunidad del nivel primario''. finalizaron.

x
Paladini flotante