crisis económica

Falabella dejaría de operar en el país y hay incertidumbre en los trabajadores de la tienda en Rosario

En Argentina hay 10 negocios de la firma chilena y otros 9 de Sodimac, que vende materiales para la construcción. Según trascendió, los titulares pusieron a la venta todas las sucursales.


Una de las firmas más reconocidas de Latinoamérica dejaría de operar en el país. Se trata de la empresa chilena Falabella. Según trascendió, los titulares de la compañía pusieron a la venta todas las sucursales en Argentina, que, con las de Sodimac- vinculada a la comercialización de materiales para la construcción y el hogar- suman 19. Además, Falabella posee CMR, la tarjeta de crédito que cuenta con 300 mil usuarios. La crisis económica que provocó la pandemia por el coronavirus habría sido el detonante, pero la unidad de negocios tenía problemas previo a la explosión sanitaria.

La noticia fue difundida por el portal Data Clave este lunes y circuló en otros medios nacionales. Falabella funciona en Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y en las provincias de Mendoza, San Juan, Córdoba y Santa Fe. En Rosario está emplazada en el histórico edificio La Favorita, ubicado en calle Córdoba y Sarmiento.

De acuerdo a lo que pudo averiguar Rosario Nuestro, en la sucursal local reina la incertidumbre. Según consignaron fuentes cercanas al megacomercio, tras el revuelo mediático, las autoridades de la compañía empezaron a llamar a los empleados para brindarles alguna información sobre lo que ocurre. Afirmaron que la gerencia ofrecerá un plan de retiro voluntario en el que podrán inscribirse que se pondrá en marcha a partir del martes. A su vez, precisaron que las tiendas que cerrarán sus puertas serán las de Tortugas y Florida, en Buenos Aires.

Según consigna el diario La Nación, la casa matriz de la empresa registró pérdidas por US$157 millones en el segundo trimestre de 2020, US$136,3 millones acumulados en el primer semestre. Las restricciones impuestas a las importaciones por la gestión de Alberto Fernández habrían generado las primeras dificultades económicas en la compañía y las del aislamiento por el coronavirus habrían sido la gota que rebalsó el vaso.

Este medio trató de comunicarse con el departamento de recursos humanos y la gerencia de la firma en Rosario. Por el momento, no emitieron ninguna respuesta.