LO INFORMÓ LA AFIP

Facilitarán las compras en el exterior mediante el sistema “puerta a puerta”

El régimen cumplió dos años y mantiene diversos obstáculos para recibir los pedidos.

Por Rosario Nuestro Redes

viernes 28 de septiembre, 2018

El sistema de envíos “puerta a puerta” por el cual la Administración Federal de Ingresos Públicos habilitó la importación de productos a bajo costo mediante por internet ya cumplió más de dos años. No obstante, el circuito es complejo y muy lento desde que se realiza la transacción hasta que llega al domicilio.

De este modo, una gran cantidad de los productos que ingresan al país no llegan a sus compradores. Así, lo que parecía un trámite sencillo resultó ser una operación tediosa para quienes la realizan.  No obstante, la AFIP anunció que permitirá el ingreso a Argentina de celulares, laptops y tablets sin pagar impuestos en la Aduana y adelantó que flexibilizarán el sistema de compra “puerta a puerta”.

El titular del organismo, Leandro Cuccioli, admitió que el régimen puerta a puerta “no es lo que debería ser” pero destacó que mejoró en los últimos años. A su vez, reconoció que hay trabajas que tratarán de eliminar. Los datos oficiales demostraron que el 40 por ciento de los envíos internacionales, realizados a través de páginas de e-commerce, no llegaron a destino por diferentes motivos vinculados a los trámites y pasos necesarios, perdiéndose el dinero de la compra.

El esquema “puerta a puerta” sirve solamente para productos que no tengan un precio mayor a los 200 dólares y no superen los dos kilos, cuando la transacción se realiza a través de Correo Argentino.

Guía para no fracasar en el intento
  1. Es imprescindible contar con la clave fiscal “nivel 3” de AFIP para ingresar la mercadería: se trata de una contraseña que otorga el organismo para realizar trámites y tienen distintos niveles de seguridad. El trámite es presencial, pero se puede solicitar turno a través de la web. Una gran cantidad de compradores no poseen esta clave, nunca la tramitan y por lo tanto se ven impedidos de proceder con la importación.
  1. Hay que pagar un arancel de importación: Esto es informado por la AFIP, que emite un Volante Electrónico de Pago (VEP), el cual deberá ser abonado sí o sí para que entren los productos. El impuesto es de 50%, salvo excepciones. Este sobrecosto que se aplica sobre cualquier producto importado en general no es tenido en cuenta al momento de realizar la compra y hace que muchos desistan de la operación.
  2. Llenar todos los formularios para ingresar la mercadería: Mucha gente cree que la compra a través de este esquema es tan sencilla como adquirir un producto vía e-commerce a una compañía argentina, donde alcanza con pasar los datos de la tarjeta y del domicilio. Al tratarse de una importación, hay que cumplir con una serie de requisitos de información que exige la AFIP. Es importante interiorizarse de los mismos antes de proceder con la compra.
  3. El Correo Argentino cobra $140 por cada transacción.
  1. No necesariamente el producto comprado con el sistema “puerta a puerta” llegará a domicilio: En realidad es la Aduana la que determina si cada producto puede ir directamente a domicilio. En una importante cantidad de casos se le solicita al comprador que pase por alguna sede del Correo Argentino donde tiene presencia la Aduana para que el paquete sea abierto en presencia de un funcionario que verifique la operación. Claro que eso no es todo, ya que por lo general atienden recién a partir de las 10 de la mañana cuando la empresa abre a las 8. Esto provoca colas que pueden volverse interminables.
  2. La franquicia de USD 25 anual se aplica sólo para la primera compra: Es el límite para ingresar un producto importado bajo el régimen “puerta a puerta” sin pagar el arancel de importación. Mucha gente realiza una primera compra de USD 15 y piensa que le quedan todavía otros USD 10. Pero no es así, ya que rige exclusivamente para la primera operación.
  1. Es conveniente comprar con mucho tiempo de anticipación: Una gran cantidad de productos no se van a buscar al Correo porque llegan demasiado tarde. Por ejemplo, regalos para un cumpleaños o una fiesta de 15. Las demoras en muchos casos tienen que ver con los 5 días hábiles que supuestamente tiene la Aduana para definir si una mercadería puede ser enviada a domicilio o hay que buscarla por una sede del Correo. La realidad es que se toman muchos días más, pese a lo que indica la normativa. El consejo en este caso es anticipar la compra todo lo posible para tener un margen hasta que llegue el producto.
  1. Notificar a la AFIP de la recepción del producto: Si no se cumple con este paso, vía web, el organismo trabará el ingreso de la próxima compra, aun cuando la misma se haya pagado. Muchos no cumplen este requisito en los 30 días hábiles que fija la norma y quedan inhabilitados.

Comentarios