Tras las declaraciones de Evangelina Salazar

“Estoy contento con las declaraciones de mi madre. Fue algo consensuado”

El hijo de Palito se mostró contento con la repercusión del artículo publicado en La Nación.

Redacción Rosario Nuestro

martes 9 de enero, 2018

El mayor de los hijos del clan Ortega es de perfil bajo. Evita hacer declaraciones públicas y mucho más si se trata de su vida privada. Sin embargo, y a raíz de la entrevista de su madre, Evangelina Salazar, con La Nación Revista, donde contaba que su hijo era gay y cómo le costó asumir el tema a Palito, Martín (48) accedió a dar su punto de vista en una charla exclusiva con Clarín.

Martín Ortega trabaja en Underground, la productora que lidera su hermano Sebastián. “No tengo un perfil público o mediático, si lo tuviera hablaría de mi vida privada en todos lados. Normalmente no hablo de mí en los medios de comunicación, ni siquiera desde que trabajo con Sebastián. No soy el vocero de Underground, de eso se encarga más Pablo Cullel”, aclara de entrada. Sin embargo, a partir de lo que contó su madre acerca de su sexualidad, Martín Ortega quiere aclarar ciertos puntos.

“Martín, que ahora trabaja con Sebastián, también tiene una vida plena. Él es gay. Fue una cosa muy fuerte para nosotros, que somos de otra época. Pero lo transitamos muy bien”, dijo hace algunos días quien acompaña hace 50 años a Palito Ortega.

Respecto de las palabras de Evangelina, Martín es contundente: “No estoy enojado con las declaraciones de mi madre, es más estoy contento con que lo dijo, fue algo consensuado”.

“Le dije que podía contarlo si quería, mucho antes de esta nota, porque me parecía bueno que lo haga como referente de mujer argentina. Hay muchas madres que pasan por esta situación y muchos hijos que quizás se beneficiarían con este relato”, agrega.

Otro de los puntos en los que hace hincapié Salazar es en el momento en que tanto ella como Palito hablaron del tema con su primogénito: “A los veinte años ya me empezó a dar algunas señales. Con Ramón no hablaba del tema, pero conmigo sí. Hasta que un día nos hizo ir a su psicoanalista, que nos dio la noticia”.

Martín confiesa que no recuerda cada detalle del momento exacto en que decidió compartirlo con su familia, pero sí pone en contexto: “Lo hablé con mis padres a los veintiún años cuando vivíamos en Estados Unidos, se hizo una sesión con mi terapeuta. Con mi madre siempre hablé abiertamente de mi sexualidad. A los 20 años me enamoré de un hombre, y se lo conté a mi madre, no lo hice con mi padre porque así funciona en general, con muchos temas”.

“No fue nada traumático compartirlo con mi familia”, advierte el mayor de los Ortega y enfatiza: “Mi sexualidad no afectó mi relación con mi padre”.

En el reportaje publicado hace algunos días, Evangelina Salazar es consultada por la opinión de Palito en este tema: “Él por supuesto lo ama, aceptó todo y está orgulloso de su hijo. Lo que no hace es hablarlo con naturalidad. Somos de otra generación”.

Sobre este punto, Martín agrega: “Lo de mi padre es así, fue más difícil para él que para mi mamá”, y pone en contexto el momento (principios de los años 90) en que ocurrieron los hechos: “En su momento no fue un tema fácil. Quizás ahora los padres están más modernos, y más interiorizados en el tema, pero para una generación de padres que se casó hace 50 años no era un tema fácil la sexualidad de un hijo, que no es la norma en ese tiempo”.

Mucho más relajado, Martín deja claro: “No soy un pobre chico, no es la lectura que hacemos del tema, ni lo que se quería contar”.

Comentarios