RIESGO EN EL RUBRO

Estaciones de servicio: «Hay una ruptura en la cadena de pagos que hace inviable la actividad»


La continuidad de las estaciones de servicios en la provincia está en riesgo. Así lo indicó el titular de la Federación de Expendedores de Nafta del Interior, Alberto Boz. Según explicó el alerta se debe a la caída de la actividad económica: “Esperamos que se detenga esta pérdida y no tengamos que lamentar más pérdidas de fuentes de trabajo y pequeñas y medianas empresas, que es lo que en definitiva somos”.

Boz resaltó que el sector está en problemas y añadió que “no sólo en el rubro hay una ruptura en la cadena de pagos que hace inviable la actividad”. En este sentido, manifestó que “la aparición de cheque de pago diferido hace que uno emita un cheque con la posibilidad de obtener ingresos a futuro, pero al carse tan abruptamente la actividad económica hace que eso no se pueda levantar o no puegan pagarse esos cheques por lo cual los estaciones están muy complicados”.

Por otra parte, el titular se refirió a las transacciones de combustibles con tarjetas de crédito debido a los “plazos de pago y las comisiones que cobra el estacionero”, ya que una venta realizada mediante este medio tiene 18 días hábiles para que impacte en la cuenta corriente de la empresa, y llega hasta los 28 días. A esta situación, se le agrega  el costo del dinero y los sucesivos aumentos de los últimos tiempos

Boz resaltó que el sector está en problemas y añadió que “no sólo en el rubro hay una ruptura en la cadena de pagos que hace inviable la actividad”. En este sentido, manifestó que “la aparición del cheque de pago diferido hace que uno emita uno con la posibilidad de obtener ingresos a futuro» y al caerse tan abruptamente el comercio «hace que eso no se pueda levantar o no puedan pagarse por lo cual las estaciones están muy complicadas».

Por otra parte, el titular se refirió a las transacciones de combustibles con tarjetas de crédito debido a los “plazos de pago y las comisiones que cobra el estacionero”, ya que una venta realizada mediante este medio tiene 18 días hábiles para que impacte en la cuenta corriente de la empresa, y llega hasta los 28 días. A esta situación, se le agrega el costo del dinero y los sucesivos aumentos de los últimos tiempos.

En este marco, resaltó que muchas estaciones de servicio han dejado de recibir este medio de pago. A su vez, explicó que «para lograr el punto de equilibrio hace diez años una estación de servicios debía vender 140 mil litros» y actualmente «tiene que vender 320 mil litros para estar equilibrada».

Así, sostuvo en declaraciones radiales que la caída de las ventas de combustibles en los últimos dos meses «fue del 5 por ciento en octubre y del 6,5 por ciento en noviembre» y  expresó que espera que no se produzca ningún aumento próximamente «conforme a que las variables sigan de esta manera».