UN CLÁSICO

“Esperando la carroza” tendrá su lugar en el teatro rosarino

Estrena este domingo en Córdoba 2971. Rosario Nuestro dialogó con Luciana Evangelista, la directora de la obra.

Por Eugenia Ludmer

viernes 1 de septiembre, 2017

"Esperando la carroza2 vuelve al teatro rosarino.

Foto: Prensa "El Teatrillo".

Parece paradójico que una obra que toca tan de cerca la idiosincrasia argentina tenga como autor a un uruguayo. Pero es que, cuenta Luciana Evangelista, directora de “Esperando la carroza,  que Jacobo Langsner el creador de la apuesta “vive en nuestro país desde los ’80”. El espectáculo, encabezado por parte  del colectivo “El Teatrillo”, abrirá el telón de APUR este domingo 3 de septiembre a las 19 hs para dar paso a una segunda función a las 21.

“Langsner logró captar la esencia de la “argentinidad”, relata Evangelista entusiasmada con el inminente estreno. “La gente lo asocia con esos personajes tan entrañables, que están incorporados en el imaginario colectivo”. Claro que se refiere a los memorables papeles encarnados por China Zorrilla, Luis Brandoni, Betiana Blum y Antonio Gasalla, sólo por mencionar algunos, en la versión cinematográfica de lo que quizás sea, la creación artística más paradigmática del ámbito nacional.

La artista define como un “desafío” el hecho de encarar una pieza tan arraigada en el andamiaje de la cultura popular. Así explica la necesidad “de hacer propios” en la interpretación actoral a los caracteres citados más arriba dados su “espíritu y potencia”.  Hace falta “ponerles nuestra impronta estética y teatral”, argumenta.

“Por ejemplo Mamá Cora, es un personaje, que trascendió la película de Alejandro Doria. Hasta el día de hoy Gasalla sigue interpretándolo”, de ahí el reto de “componer una abuela en tono de homenaje pero que también tenga una marca desde la dirección y la actuación”.

“Esperando la Carroza” ya pisó tablas locales en otras oportunidades, pero esta vez Evangelista asegura que contará “con una apuesta totalmente renovada”, de la que se encargaron ella y su compañera, Daniela Ominetti. Luciana rescata la labor de su par a lo largo de todo el diálogo con Rosario Nuestro. Y es comprensible:  la dupla lleva décadas dictando clases y talleres para público de todas las edades, y ha sabido ganarse un lugar privilegiado en el movimiento de la cultura local.

 

Comentarios