reclamo

Entre la cuarentena y la depredación descontrolada del río, pescadores piden ayuda económica a la provincia

Enviaron una carta al Ministerio de Desarrollo provincial solicitando alimentos. Aseguran que la situación en las comunidades es crítica. La bajante y el aislamiento, las principales causas. Además, denuncian a los frigoríficos, dicen que les pagan “miserias”.


Pescadores artesanales santafesinos manifestaron su preocupación por la acuciante situación económica que vive el sector. Además de poner en evidencia el desastre ambiental que provoca la pesca indiscriminada por la bajante del río Paraná. También denunciaron que los frigoríficos pagan miserias a quienes realizan el trabajo de río.

“La única salida para todo esto es que se declare la veda a nivel provincial, porque no hay alternativa y desde el Ministerio de la Producción ya no nos atienden el teléfono”, destacó Jesús Pérez, presidente de la asociación civil de pescadores de Alto Verde en la capital provincial.

Además dejó en claro, mediante un comunicado, que enviaron una nota al ministerio de Desarrollo Social de la provincia donde solicitan de manera “urgente” la entrega de mercadería para el armado de bolsones. La asociación que encabeza Pérez cuenta con 12 familias que trabajan en la planta de producción. A su vez la institución representa a 274 asociados y se calcula que en la capital provincial y 24 localidades aledañas hay 1.540 pescadores, que esperan un subsidio del gobierno provincial para afrontar la crisis del sector.

“El 70 por ciento de nuestros compañeros ni puede ejercer su actividad”, aseguró el referente. Entre los motivos de esta situación está la bajante del río, por ejemplo en el norte provincial “se han secado los arroyos y no se puede salir” al canal principal. Por otro lado, la Prefectura establece horario para la actividad lo que genera seria dificultades para llevara delante la tarea  que abarca desde las 8 de la mañana a las 5 de la tarde. “El trabajador de río está acostumbrado a trabajar de noche porque la mejor pesca sale de noche”, aclaró Pérez.

A pesar de la difícil situación y como principales cuidadores del recurso el pescado argumentó sobre la situación del río y la no declaración de una veda que el recurso “está en riesgo”. Y en ese sentido trajo como ejemplo otros momentos de crisis: “Se han declarado vedas en plenas crecientes y hoy realmente el río necesita oxígeno, al menos el cauce principal del Paraná. Hay que imaginar que si son 5.000 pescadores habilitados explotando un solo río es prácticamente como agarrar pescado dentro de un cajón”.

Sobre los frigoríficos y la relación con los pescadores dijo que alguno sigue trabajando, pero es una miseria lo que le pagan a la gente. “Ellos exportan en dólares y si hoy hablamos de un dólar a más de 100 pesos, ellos pagan entre 15 y 18 pesos la pieza de sábalo, es una vergüenza. Actualmente son muy pocos los compañeros que trabajan para los frigoríficos porque el pescado que manejan es para exportación, que no es un pescado grande sino que es el de laguna”, denunció.

x
Paladini flotante