ROSARIO

Emergencia del transporte: los motivos de la oposición para rechazar el proyecto

Este jueves quedaría aprobada la ordenanza por la cual se podrá rediseñar el sistema de transporte, que de todos modos aún genera posturas contrarias en el Concejo.

Colectivo
Franco Trovato Fuoco

El proyecto de ley que declara la emergencia en el transporte rosarino por dos años será aprobada este jueves en el Concejo Municipal, aunque aún genera un fuerte rechazo en la oposición. Cuáles son los principales motivos por los cuales se manifestaron públicamente en contra de la ordenanza que le permitirá al intendente Pablo Javkin rediseñar el sistema.

Al respecto, el edil peronista Eduardo Toniolli brindó los argumentos por los cuales el bloque se opone a esta normativa: “Esto lo venimos planteando desde el día que ingresó el proyecto y pudimos tener acceso, teníamos divergencias con respecto a los tiempos y los alcances de esa delegación en manos del intendente, porque lo que se está delegando es la posibilidad que el intendente renegocie los contratos del transporte urbano de pasajeros con las empresas prestadoras del servicio”.

“Entendemos que si se va a renegociar los contratos y a través de esos nuevos contratos, se van a alterar las directrices, las líneas matrices, los estándares de prestación de servicio que establecía el pliego votado por el Concejo Municipal, los contratos deberían volver al Concejo para que este ratifique o rectifique”, aseguró Toniolli en diálogo con CNN Radio Rosario y continuó: “Los fines que establece el proyecto de emergencia para esa renegociación, en algunos puntos pueden entrar en tensión. Se habla de preservar la calidad del servicio y garantizar la rentabilidad de las empresas privadas. Eso va a requerir un equilibrio, hay que buscar un equilibrio entre calidad del servicio y rentabilidad de las empresas privadas, eso lo tiene que garantizar el Estado municipal”.

Por lo tanto, el concejal sostuvo: “Creemos que el mejor ámbito para garantizar ese equilibrio y que no se supere esa tensión vulnerando los derechos de los usuarios, es el ámbito democrático por excelencia de Rosario y el más permeable a los reclamos de los vecinos por un servicio eficiente, que generalmente no encuentran respuestas en el Ente de la Movilidad, terminan en los pasillos del Concejo. Debería darse la posibilidad que se discuta democráticamente y se preserve algún estándar mínimo de servicio, el riesgo es que deleguemos y después no podamos objetar absolutamente nada”.

Consultado sobre la posibilidad que haya despidos en el marco de esta emergencia, señaló: “Tampoco lo que estamos planteando nosotros garantizaría que no haya despidos masivos. Eso lo va a garantizar la fuerza de los trabajadores para defender sus puestos de trabajo y el apoyo político que puedan lograr. Ahora, 1 más 1 es 2, si va a haber una reducción in extremis en las prestaciones del servicio, es muy posible que haya algún intento, seguramente no del Estado pero si de las empresas, por ajustar la planta. Los sueldos de los trabajadores configuran el 50 por ciento de la estructura de costos del sistema”.

La emergencia debe estar acotada a la pandemia. Para la pospandemia ya hay comprometidos desde el Estado provincial una cantidad de recursos inéditos para el transporte rosarino a través del boleto educativo gratuito que no funciona como las franquicias tradicionales. Es un pedazo del presupuesto del Estado provincial, en el caso de Rosario estamos hablando de 2 mil millones de pesos para el año que viene para cuando vuelvan las clases presenciales. Esto se descarga en las tarjetas sin contacto de los beneficiarios y a través de esas tarjetas, van a las cuentas de las empresas cuando se van cancelando los viajes. Es decir, se subsidia no a las empresas sino al usuario y el usuario cancela”, aseguró Toniolli.

x
Paladini flotante