Estaba acompañado por una mujer

El tirador de Las Vegas era un jubilado amante de las armas

Sthephen Paddock, de 64 años, se suicidó al verse rodeado por la policía.

Por Rosario Nuestro Redes

lunes 2 de octubre, 2017

Desde el piso 32 del hotel “Mandalay Bay”, Sthepehn Paddock abrió fuego ante una multitud que presenciaba un recital de música country en Las Vegas, asesinando a 58 personas e hiriendo a 515 . El hombre, amante de las armas y la caza, apareció muerto en la habitación desde la que efectuó la masacre. De acuerdo a fuentes policiales, el agresor era residente en Las Vegas, Nevada, y tenía 64 años.

Medios internacionales informaron que el atacante se suicidó al verse rodeado por la policía en la habitación que ocupaba. Se cree que estaba acompañado por una mujer asiática llamada Marilou Danley, quien es buscada con intensidad por la policía. Si bien comunicaron que ha sido “ubicada”, no se han dado detalles sobre su posible arresto y vínculo con el agresor.

Foto: La foto de Paddock circula en las redes sociales.

Los investigadores explican que no definen el atentado como un ataque terrorista sino que se trata más de un acto “de un lobo solitario”. Las autoridades registraron el domicilio del tirador, situado en Mesquite, una ciudad a una hora de Las Vegas.

Según publica la policía de Las Vegas en su cuenta oficial, además de haber hallado a la mujer que instantes después del atentado se encontraba desaparecida, también lograron localizar dos vehículos (un Hyunday y un Chrysler Pacific) registrados a nombre del atacante.

Paddock portaba un rifle semiautomático que permite disparar sin volver a cargar. Era un contador jubilado con un buen poder adquisitivo. Tenía dos aviones y su debilidad era el juego. Desde el 28 de septiembre que ocupaba la habitación desde la que realizó la matanza. Durante esos días, se lo vio en el casino del hotel.

Su hermano, Eric, habló indignado con la prensa: “Mi hermano no era un pistolero, no tenía antecedentes militares. Sólo poseía un par de armas de fuego legales, que guardaba en una caja fuerte. La vida de mi hermano es un libro abierto. Fue a la universidad, tenía un trabajo, no tenía ninguna afiliación religiosa ni política”. Si bien reconoció que no tenían una relación cercana, confesó que hablaban seguido.

Comentarios