22°
viernes 19 de abril del 2024

El Papa Francisco pidió por la paz ante “los vientos de guerra que soplan sobre Europa y el Mediterráneo”

El Pontífice encabezó la misa por Pascua en la Basílica de San Pedro ante más de 60 mil personas, donde alertó sobre los conflictos bélicos y pidió por la liberación de rehenes en Gaza.

El Papa Francisco habló ante más de 60 mil fieles congregados en el Vaticano por la Pascua de este domingo, en la que alertó sobre los “vientos de la guerra” en Europa y pidió por la liberación de rehenes en Gaza. Durante su mensaje, dirigió su pensamiento “a las víctimas de tantos conflictos que están en curso en el mundo, comenzando por los de Israel y Palestina, y en Ucrania”.

“No permitamos que los vientos de la guerra soplen cada vez más fuertes sobre Europa y sobre el Mediterráneo”, indicó el Pontífice tras mencionar los conflictos en Ucrania y en Gaza.

Desde el balcón de la basílica de San Pedro, Francisco encabezó la tradicional bendición urbi et orbi del Domingo de Resurrección. Allí repasó los conflictos en el mundo y afirmó que Dios “abre las puertas de la vida, esas puertas que cerramos continuamente con las guerras que proliferan en el mundo”.

“La guerra es siempre un absurdo y una derrota. No permitamos que los vientos de la guerra soplen cada vez más fuertes sobre Europa y sobre el Mediterráneo. Que no se ceda a la lógica de las armas y del rearme”, aseveró.

Además, agregó que “la paz no se construye nunca con las armas, sino tendiendo la mano y abriendo el corazón” e instó a “un intercambio general de todos los prisioneros entre Rusia y Ucrania”.

En lineamiento con su discurso de paz, solicitó que “se garantice la posibilidad del acceso de ayudas humanitarias a Gaza, exhortando nuevamente a la rápida liberación de los rehenes secuestrados el pasado 7 de octubre y a un inmediato alto el fuego en la Franja”.

En tanto, recordó también a Siria, la cual lleva catorce años en guerra, así como el Líbano, que se encuentra afectado desde hace tiempo por un bloqueo institucional y por una profunda crisis económica y social, agravados por las hostilidades actuales en la frontera con Israel. Por último, instó a continuar las conversaciones entre Armenia y Azerbaiyán.