Persevera y triunfarás

El jugador de básquet que cumplió su sueño a los 32 años


La NBA no sólo es la mejor liga de básquetbol del mundo y tiene a los mejores jugadores del planeta. En su extensa trayectoria, la Liga cuenta con historias apasionantes, experiencias únicas de jugadores y técnicos, pero anoche sucedió un hecho que no tiene precendentes. Andre Ingram, jugador de básquet, debutó con Los Ángeles Lakers a los 32 años.

Ingram es un ejemplo y será inspiración para millones: se convirtió en sinónimo de perseverancia. Jugó durante diez años en la G-League de la NBA, la llamada "Liga de Desarrollo", que es similar a lo que sería una Segunda División en el fútbol.

Allí, las franquicias de la mejor liga del mundo son propietarias de los equipos de la llamada "Liga de Desarrollo".

Su historia 

Tras completar su carrera universitaria en Washington, Ingram se declaró elegible para la edición 2007 del draft de la NBA pero ninguna franquicia lo seleccionó, pero si lo hizo un equipo de la Liga de Desarrollo. Ingram se convirtió en el máximo anotador de la historia de Utah Flash.

En 2011 el equipo Utah Flash decidió abandonar su plaza  e Ingram fue incorporado por Los Angeles D-Fenders (South Bay Lakers desde 2017/2018), el equipo afiliado a la histórica franquicia de Los Ángeles Lakers.

Sus familiares y amigos le insistieron para que se fuera a Europa a jugar básquet profesional y, principalmente, a ganar dinero. Pero Ingram apostó a la Liga de Desarrollo. En noviembre cumplió una década en la Liga, donde disputó 384 partidos y es el líder histórico en triples con 713.

La espera valió la pena, culminado el torneo de la G-League, acudió a la clásica entrevista de final de temporada en la que cada jugador se reúne con la dirigencia para evaluar su año. En medio de la reunión lo sorprendieron: le avisaron que su sueño iba a cumplirse. Mientras charlaba con los dirigentes, apareció el histórico Magic Johnson (presidente de operaciones de los Lakers) dándole la bienvenida a la franquicia.

Ingram firmó un contrato por diez días y este martes por la noche, con 32 años, 4 meses y 23 días, hizo su debut en la NBA frente a Houston Rockets. Fue el 14to novato más viejo de la historia y el estadounidense de mayor edad en hacer su presentación en la liga desde 1964. El récord al novato más viejo es del argentino Pablo Prigioni con 35 años.

Andre Ingram deslumbró sobre la cancha, anotó 19 puntos con una eficacia de 75% de cancha (6 de 8) y 80% de triples (4 de 5). Durante la temporada lideró la G-League en efectividad desde el perímetro con 47.5%

Los Lakers perdieron 105-99 pero los 19 puntos del "muchachito de la película" fueron la mayor cantidad que anotó un debutante de los Lakers desde los 23 de Nick Van Exel en 1993. Cuando terminó el partido, su nuevo técnico Luke Walton fue al vestuario y le entregó la pelota del partido.

x
Paladini flotante