habló de todo

El inesperado presente de Rodrigo Díaz, el último novio de Ricardo Fort

El joven de apenas 26 años, se animó a hablar de su presente en cuanto a lo profesional y a recordar cómo fue su romance con el millonario empresario.


Rodrigo fue la última pareja del ex jurado del Bailando por un Sueño. Precisamente en el día de la muerte de Ricardo, en el año 2013, el mediático se encontraba en Miami, cumpliendo el sueño que solo Fort le hizo realidad: grabar su primer disco. Tras la concreción del gran paso en su carrera, el regalo que recibió le cambió la vida para siempre.

Actualmente participó en un casting de televisa y quedó seleccionado entre las 1200 personas que luchaban por un lugar en la pantalla chica. En la misma, Díaz fue convocado para tres telenovelas mexicanas: El señor de los cielos, La Rosa de Guadalupe y la versión de Educando a Nina. Además, su impecable labor lo llevó a ser parte de Por amar sin ley, ficción protagonizada por Ana Brenda.

El éxito también se vio reflejado en lo físico. “Siempre busqué estar un poco mejor para mi trabajo, porque yo laburo con la imagen. En un momento estuve muy grandote, pero ahora bajé. También consumí cosas que no debía, pero cuando uno crece se da cuenta de que el cuerpo es la prioridad. Hay que cuidar la salud”,  aclaro el joven.

Sobre el final, el famoso reflexionó sobre su romance con Ricardo Fort: “Me amó mucho, yo fui sus ojos en el último tiempo. Está en mi memoria como la persona que más me quiso en la vida. Cuando él murió, yo estaba en Miami, porque él me mandó a grabar un disco”, además explicó que su distancia con los hijos de Ricky fue por pedido de Gustavo Martínez.

“Me alejé porque él me dijo que no me acercara. Me da bronca la injusticia. Todo el tiempo aparece gente que se jacta de haber querido a Ricardo, pero en vida no le daban pelota”, comentó y cerró al decir que la muerte de Fort no se trató de un caso de mala praxis: “Vivió como le gustaba, a dos mil por hora. Me parece que muchos de sus problemas físicos lo llevaron a tomar mucha medicación y eso le arruinó el organismo”.

Durante sus meses en México, Ricky estuvo siempre presente: “Él vivió allá, quiso hacer su carrera como cantante, entonces me vi reflejado y recordaba lo que me enseñó y que me puso en la vida. Me han costado historias allá sobre él”.

Por ahora, la música está a un costado: “Yo siempre hice cumbia y fue un sueño de Ricardo, que disfruté mucho y viví gracias a eso, tengo temas propios que me dieron mucho para hacer shows”.

Recordando que el Díaz se fue muy chico de la casa de sus padres, contó. “Extraño a la familia. Me fui a los 17 de mi casa, viví en Miami con Ricardo, viaje mucho. Estuve lejos de mi familia, me perdí muchas cosas, cada vez que vuelvo a mis hermanos, que son chicos, los veo distintos”.

x
Paladini flotante