Cambios en el ANSES

El Gobierno analiza una reforma en la seguridad social

El posible nuevo Código de Seguridad Social respeta los regímenes jubilatorios vigentes, pero propone una comisión para monitorear las prestaciones y busca autonomía financiera.

Redacción Rosario Nuestro

sábado 7 de abril, 2018

Redactado por una comisión de expertos, el borrador del anteproyecto del futuro Código de Seguridad Social ya está en manos del ministerio de Trabajo. La función del apunte será ordenar la dispersión de leyes, y evitar así las interpretaciones que generan conflictividad en la Justicia.

El primer acercamiento contiene los principios regentes asentados en la Constitucion, y encierra la independencia financiera del sistema. También tendrá en cuenta un sistema de jubilaciones contributivo y asistencial que respete los regímenes jubilatorios especiales, diferenciales, profesionales y provinciales.

En contacto con Radio Mitre Rosario, la abogada previsionalista Andrea Falcone, dijo que a los profesionales del derecho que trabajan en temas jubilatorios les resulta “muy difícil acceder al proyecto” ya que se está trabajando con total “hermetismo”.

La abogada advirtió que el cambio “va a ser radical” y que aparentemente están siguiendo un modelo similar al español. “La verdad es que a los especialistas nos gustaría que se conformara una comisión un poco más amplia que consensuara con la oposición porque es un cambio muy importante para la Argentina un nuevo código de seguridad social”, indicó.

“Vos tenés beneficios en la Argentina que están atados a aportes y las contribuciones que hizo el trabajador, que son las jubilaciones. Después tenés todo un régimen que es no contributivo, es decir, que no está atado a que vos hayas hecho aportes sino que lo que están cubriendo es una contingencia. Por ejemplo, las pensiones no contributivas. Las asignaciones familiares no están atadas a aportes, pero te otorgan le beneficio porque estas en una situación de riesgo o de desvalor”, explicó.

Hoy el sistema de reparto argentino cuenta con 1.5 activos aproximadamente por cada jubilado, la cifra ideal sería llegar a 2.5 para que sea sustentable. Sobre esto Falcone opinó a contramarcha de lo que dicen otros especialistas y dijo que “la seguridad previsional nacional no está quebrada”, asimismo indicó que la mayoría de los países del mundo no cuentan con un régimen autosuficiente, “siempre se necesita de aportes y contribuciones del sistema de impuestos”.

En Argentina aproximadamente el 60% se autoabastece, después se nutre de una parte de impuesto a las ganancias, IVA, e impuestos combustibles. Además de cada 100 pesos que destina el ANSES, 77 por ciento son para jubilaciones y el otro 23 por ciento va para asignaciones familiares, asignaciones por hijo, pensiones no contributivas. “Yo creo que si lográramos el trabajo formal de 2 millones de trabajadores, el sistema seria casi autosustentable”, argumentó la abogada.

El nuevo ente se llamará Sistema Integral de Seguridad Social (SISS), y reemplazaría lo que hoy sería Anses, y en el que las personas y empleadores deberán inscribirse.

La introducción del código de Seguridad Social incluye los principios rectores: dignidad, universalidad, irrenunciabilidad, movilidad, progresividad, no regresividad, responsabilidad individual, solidaridad (generacional, del activo al pasivo y del sano al enfermo), autonomía financiera (para crear un sistema propio de financiación) y responsabilidad.

En tanto, el Código habla de la jubilación como concepto, por lo que propone una comisión de expertos que esté monitoreando las prestaciones y contemplar los aspectos económicos, financieros y de protección de las contingencias.

El Código prevé la jubilación ordinaria, por invalidez, la prestación universal al adulto mayor (PUAM), por edad avanzada, honoraria. Mantiene los regímenes especiales (para Justicia, Relaciones Internacionales, investigación, Iglesia Católica, guardaparques), diferenciales (para tareas riesgosas), de profesionales y provinciales.

Como sujetos con derechos y obligaciones, prevé el Estado, las personas individuales, los familiares, los desamparados, los empleadores, las asociaciones intermedias, los gremios. Y entre las contingencias enumeró las biológicas, patológicas y económicas y sociales, también los hechos de la naturaleza y los hechos humanos difusos, como las patotas y manifestaciones que pueden agredir a la personas.

 

 

Comentarios