El famoso Coaching: ¿Qué es y para qué sirve?


Año a año existen palabras, conceptos, corrientes, etc. que se instalan. Y por lo general, las repetimos o las reconocemos al escucharlas sin saber bien qué significan o qué abarcan.

Sucede, por ejemplo, con el Coaching. Se volvió un término familiar. Es muy común hoy en día haber leído o escuchado sobre él en diferentes ámbitos, distintos unos de otros, pero, ¿Qué es el fenómeno Coaching?  ¿Es simplemente una moda pasajera? ¿Llegó para quedarse? ¿Es realmente útil? ¿Cuántos tipos de Coaching existen? ¿Genera dependencia? ¿Cualquier persona puede ser coach? ¿Qué estudios debe tener una persona que desea ser coach? ¿Qué tiene que ver con la psicología? ¿Cuáles son sus beneficios?

Para esclarecer todas estas dudas, charlamos conla Lic. Sandra Gutterman*

Podemos definir al coaching, comienza Sandra, de manera sencilla: “Hay una situación actual en donde uno está “parado”, donde está insatisfecho, incómodo, no obtiene los resultados que desea y sabe hacia dónde quiere ir o lo que desea lograr, a eso se lo definimos como situación deseada. El trayecto o el espacio que se genera entre donde está parada la persona y aquello que quiere alcanzar, la brecha entre la situación actual y la situación deseada, es donde aparece la figura del coach, como profesional, que es quien va a acompañarnos  a transitar ese camino”.

Siempre que se trabaje en Coaching va a haber un objetivo que se presenta de manera clara, un acuerdo, el para qué quiero hacerlo y undiseño de acciones a realizar que son las que nos van a llevar hacia donde queremos.

Existen diferentes corrientes de Coaching extendidas en todo el mundo como el Coaching Europeo, y el Americano; y en Sudamérica está muy expandido  el coaching ontológico.Ésta última surge en Chile.“Nuestra Certificación supera la corriente local y se abre a diversos puntos de vista e incorpora herramientas de PNL, NeuroCiencias y Coaching Psicológico Integral, entre otras cosas, porque consideramos que un Coach tiene que tener una visión amplia y sistémica para poder intervenir de la manera más efectiva”, aclara Sandra.

La principal tarea del Coach es acompañar en un proceso de aprendizaje al coachee o cliente.“No es tarea del Coach leer o interpretarlo que trae el cliente para poder trabajar, puesto que no debe estar ubicado en la posición de saber y poder frente al mismo”.

No hay que confundirse, el Coaching no es psicología, no es educación, no es consultoría ni asesoramiento, no es mentoring, es un proceso de aprendizaje, el arte de preguntar, de realizar preguntas poderosas  al coachee  para que puedan ver aquello que aún no se dieron cuenta, que lo haga salir de sus respuestas automáticas, esas que los llevan a volver a hacer aquello que vienen haciendo y no les da resultado, no es efectivo.

El coaching tiene resultados muy positivos, y si es o fue una moda, está para quedarse porque demostró ser muy efectivo.

“El coaching nunca debería crear dependencia, ya que apunta a la autonomía del coachee. El coach busca empoderar, que las personas puedan utilizar sus recursos internos y ser responsables por sus decisiones y resultados. A partir del “darse cuenta” el cliente puede diseñar acciones que estén enfocadas en el objetivo que quiere lograr”.

“Es un proceso de aprendizaje de manera cuidada y acompañada, ya que en el momento en que el coachee toma conciencia de determinadas cosas, estas al lado de una persona que está capacitada, preparada, para acompañarte en este proceso, y por endeel aprendizaje se hace de manera más amorosa, más amable, más cuidada y no se sufre”, nos resume la Lic. Sandra Gutterman.

En cuanto a la preparación que debe tener una persona que está interesada en ser coach, Sandra reflexiona que mientras más preparada esté la persona, por ejemplo, tenga títulos universitarios o terciarios, le será mejor para implementar coaching. Esto no quiere decir que las personas con título secundario quedenexentas de poder formarse como coach.

El coach debe estudiar para serlo. Debe tener una certificación que avale su capacitación. Cualquier persona con buena onda no se puede poner a "trabajar de coach", porque le falta la preparación cuidadosa y necesaria para poder orientar a otra persona con respeto y profesionalidad. Un curso de coaching no es lo mismo que una formación en coaching. El curso generalmente está orientado a la adquisición de herramientas para el logro de los propios objetivos, pero no habilita a practicar el coaching profesionalmente.

En Santa Fe, hay un solo lugar donde se forman coaches con título oficial, avalado por la Federación Internacionalde Coaches de Estados Unidos (ICF) y ese lugar es el Instituto IESERH en su sede de Entre Ríos 1350. Allí se enseña el modelo propuesto por la ICF (International Coach Federation). Se trata de un tipo  de conversación particular. En ella se distinguen diversos momentos: el acuerdo, las preguntas poderosas, la toma de conciencia y siempre el diseño de acciones, ya que coaching es acción efectiva. “No se trata de comprender, sino que el coachee busque dentro de sí, aquellas respuestas que tiene pero no las ve”.

 

*Licenciada y profesora en Ciencias de la Educación –UBA. Coach certificada y credencializada en ICF, PCC con más de 3.600hs de coaching. Se formó con Humberto Maturana en Chile, El equipo interno y diálogo de voces en Méjico, Neurociencias con certificación reconocida en España y USA, PNL en la Escuela de coaching y PNL, Coaching por competencias (CPC- Fundación Empowerment). Es directora de un Programa de formación de coaches ACTP, con certificación internacional ICF. Lideró durante 5 años la comisión de investigaciones de ICF Capítulo Argentino, ganando el primer premio Otorgado por ICF global en relación al trabajo efectuado en la Casa Ronald McDonald, lideró el área de Proyectos sociales a nivel Latinoamérica (Argentina, Colombia, Ecuador, Venezuela, Méjico, Puerto Rico entre otros. Dirige el Programa de Formador de formadores en el Instituto Ieserh de Rosario. Es mentora e instructora en formaciones en República Dominicana y Méjico. Trabaja con clientes en coaching ejecutivo en diferentes países. Es directora de la Consultora EMOVERE.