Opinión / por Andrés Cánepa

El eslabón perdido

miércoles 6 de junio, 2018

La teoría de Charles Darwin sobre el origen de las especies habla de la selección natural y la lucha por la vida de cada una de las razas. Y podemos pensar lo que sucede en la política santafesina a partir de este desarrollo: en la puja por seguir existiendo, o de sostener el poder, se piensa en un gran frente “progresista” para enfrentar a Cambiemos. Todo camina sobre ruedas, pero hay un eslabón perdido y tiene nombre y apellido: Omar Perotti.

El rafaelino lanzó su candidatura y puso en marcha el “Proyecto Santa Fe”, desde donde pretende aglutinar la gran mayoría de las voluntades justicialistas. Con un Agustín Rossi pensando más en el plano nacional que en la provincia, tiene el camino allanado para conducir el movimiento y pretende caminar por la ancha avenida del medio para quedarse con la conducción de la Casa Gris.

Cambiemos está dividido en dos y claramente irá a internas. Por un lado el radicalismo ya tiene candidato propio y es José Corral. Es difícil que hoy internamente alguien le dispute ese puesto, aunque su antecesor en la intendencia de la ciudad de Santa Fe declaró en varias ocasiones su intención de ser gobernador de la provincia. Y por el otro el Pro tiene dos referentes que picaron en punta: el Presidente de la Comisión de Presupuesto Luciano Laspina y el diputado provincial Federico Angelini.

Pero lo cierto es que este nuevo marco político que abre el ex intendente de la perla del oeste, hace que se ponga en jaque todo un armado que se viene realizando desde los dirigentes del Frente Progresista y referentes territoriales importantes del peronismo. Perotti tracciona votos por peso propio más allá del armado que se pueda dar y ese eslabón perdido es una amenaza a ese armado provincial.

Antonio Bonfatti, Rubén Galassi, Luis Contigiani, el mismo gobernador Lifschitz y hasta radicales frentistas mencionaron diálogos abiertos con el peronismo no solamente en la provincia sino también en la ciudad de Rosario. Un frente político, no solo electoral, para enfrentar a Cambiemos en 2019.

Y desde el peronismo, Armando “Pipi” Traferri concuerda con esa idea y la liga de senadores provinciales que lo acompañan también. Pero este Nuevo Espacio Santafesino, encabezado hoy por Alejandra Rodenas no aglutina al perottismo y ese eje es el principal escollo a roer por los que pregonan esta nueva fuerza.

El análisis que hacen todos es que, más allá de que Cambiemos ganó con la marca en 2017, una elección ejecutiva es otra cosa y ahí la gente vota a conciencia de quién dirigirá las riendas del gobierno provincial. Pero el espacio de Macri depende funtamentalmente del destino que corra el gobierno nacional en lo que queda de su mandato hasta la contienda del año que viene y eso es una debilidad para sus candidatos locales.

Estará en el poder de negociación y la real lectura de la coyuntura la posibilidad, o no, que Perotti se sume a este nuevo espacio que intenta amalgamarse entre el socialismo, el peronismo, el radicalismo y sectores de organizaciones sociales que no quieren que el PRO llegue al poder tanto en Santa Fe como en Rosario y pretenden luchar para seguir siendo y existiendo.

Comentarios