21°
lunes 15 de abril del 2024

El error que salió redondo

Mucho se habló en las últimas dos semanas de la insólita situación de Fernando Zampedri, quien se hizo sacar la quinta amarilla ante Boca con la idea de purgar la fecha de suspensión contra Independiente y poder estar presente en el clásico frente a Newell’s.

El problema para los dirigentes canallas surgió cuando el Rojo avanzó a la final de la Copa Sudamericana y reglamentariamente tenía el derecho de postergar uno de los dos encuentros que le quedaban en el medio de la definición que está disputando ante el Flamengo (ganó la ida en Avellaneda 2-1).

Independiente consideró que le convenía postergar el choque ante Central y jugar, como lo hizo, frente a Arsenal con equipo alternativo y de hecho el resultado le dio la razón ya que se impuso 2-1 en Sarandí. Mal informados por Superliga, los directivos auriazules estaban convencidos que el club de Avellaneda sólo podía aplazar el compromiso previo a la segunda final.

De esta manera, a Zampedri no le quedó otra que cumplir la fecha de suspensión contra Newell’s, pese a los intentos de la comisión directiva incluso en la semana previa al clásico, que claramente no surtieron efecto y recibieron respuesta negativa de AFA.

Leo Fernández eligió a Germán Herrera como reemplazante y el Chaqueño convirtió el gol del triunfo canalla a los dos minutos del clásico, anotando a su vez su segundo tanto en enfrentamientos ante el rival de toda la vida, luego del que concretó en la victoria 3-1 en el Coloso del semestre pasado. En ese caso fue cuando el partido estaba prácticamente finalizando.

Así es el fútbol, ni más ni menos. Entrega este tipo de situaciones curiosas. Herrera no hubiese jugado si Zampedri estaba disponible, pero tuvo su chance y fue el héroe del clásico. En definitiva, fue un error que salió redondo.