regalo para el ídolo canalla

El artista que pintó el mural del Patón Bauza: “Había que hacer este homenaje, lo tiene más que merecido”

En tan sólo seis días, Gabriel Griffa inmortalizó la imagen del único campeón como jugador y DT en Central, y contó cómo surgió la idea.


La obra está terminada, apenas seis días de trabajo le llevaron al artista casildense Gabriel Griffa pintar el mural de Edgardo Bauza en la puerta 5 del Gigante de Arroyito. “Había que hacer este homenaje, el Patón lo tiene más que merecido”, le contó a Rosario Nuestro, quien además reveló cuál es la principal meta que se pone de ahora en más: "La idea de hacer a Messi en algún momento sería un sueño muy grande que quisiera cumplir”.

Consultado sobre cómo surgió la iniciativa, dijo: “Tengo un amigo, Fernando Varano, que es el presidente de la Asamblea de Representantes del club, él gestionó el mural de Di María en Torito y ya en ese momento Rosario Central había salido campeón y me había dicho ‘Gabi, en algún momento vamos a tener que hacer algo en el Gigante’. Hace casi dos años de esto, que lo veníamos masticando, charlando, él estuvo hablando con directivos del club y con otros socios, surgió de esa forma y después se enganchó más gente del club. Con buena predisposición de todas las partes se pudo llevar adelante”.

“Había muchas fotos del Patón con la Copa en Internet y el club mismo me mandó fotos en alta resolución y de las que me habían enviado, me parecía que esta era la más correcta. También traté de seguir los lineamientos de comunicación del club y también que tenga un poco de mi impronta, que el público ve mis distintos murales, hay una línea que siempre mantengo”, dijo el artista acerca de la foto elegida para el mural y afirmó: “El Patón había ganado como jugador y como técnico, de eso no hay dudas, los títulos los tiene, así que todo el hincha de Central estaba de acuerdo a que había que hacer ese homenaje porque lo tiene más que merecido. Desde Central tienen ganas de hacer algunas otras cosas, lo hablamos muy por arriba, no tengo nada en concreto por ahora".

Sobre el tiempo de trabajo que le demandó la obra, Griffa destacó: “Había calculado unos siete días y me terminó llevando seis, tanto no le erré. Me ayudó el clima, habíamos previsto. Viajé el miércoles de la semana pasada con lluvia, pero sabíamos que el jueves iba a salir el sol, pude laburar los seis días de corrido, un tiempo bastante razonable para un mural de 4,80 por 4,80 metros”.

Por último, se refirió a cuál es su meta más trascendente para el futuro: “Soy un apasionado del fútbol, en este caso se me unen las dos pasiones: como futbolista era un buen pintor, pero sueño con algún momento retratar a Messi, no sé dónde ni cuándo, voy de a poco. La idea de hacer a Messi en algún momento sería un sueño muy grande que quisiera cumplir”.