14°
lunes 20 de mayo del 2024

Dramática situación de empleados domésticos, que aguardan volver a trabajar: «Somos un sector muy vulnerable»

Desde el gremio esperan la resolución nacional. Dicen que ya avanzaron con el protocolo provincial, pero falta dejar en claro por parte de los municipios como se trasladarán los trabajadores quienes suelen usar mucho el trasporte público.

La crisis por la pandemia del COVID-19 desató inusitadas consecuencias económicas y sociales. Muchos trabajadores tienen que seguir asistiendo a sus puestos de trabajo considerados esenciales. Esta semana Rosario pasó a la fase cuatro de la cuarentena y se permitió la apertura de comercios. Pero hay actividades que siguen limitadas y que no ingresaron en esta nueva excepción, entre ellas el trabajo doméstico, que espera una respuesta del Estado en los  próximos días. Los empleados ya presentaron un protocolo para el regreso a sus funciones, sin embargo, hay un punto clave a resolver que es el de la movilidad.

Desde el Sindicato de Casas Particulares de Rosario, horas antes que el gobierno nacional dictara la flexibilización, emitieron un comunicado en el que sostuvieron que no existe un decreto provincial que les permita organizarse, a pesar de haber entregado los protocolos de seguridad pertinentes.

“No podemos determinar los pasos a seguir, referidos a modificatorias de flexibilización en nuestra provincia, sugerimos seguir sin innovar hasta tanto las autoridades se hagan responsables del camino a seguir”, solicitaron desde la entidad gremial que en la previa del lanzamiento de esta nueva fase recibió cientos de llamados de sus afiliados para saber cómo proceder.

“Hasta el momento sigue todo igual porque hay un decreto que se debe firmar, Rosario es distinto porque es muy variable. El tema es resolver el trasporte porque es gente que va a muchas casas y suele tomar dos o tres colectivos”, dijo a Rosario Nuestro el secretario general del gremio, Francisco Frenna. En tanto, reiteró que, desde el protocolo, es la parte que deben resolver los municipios.

“Primero la gente quiere ir trabajar y los trabajadores utilizaron esto y no quieren pagarles, a pesar de que deben hacerlo por ley. Queremos evitar conflictos. Otro caso es quien está en negro, ahí hay un compositivo moral de quien contrata, nosotros tratamos de que se erradique el trabajo en negro en nuestro rubro, pero sigue siendo corriente”, señaló.

Frenna admitió que sabe muy bien que los empleadores la están pasando mal, por eso abrieron el diálogo para evitar litigios y conflictos laborales. Sin embargo, manifestó que también hay empleadores incumplidores que incluso “han truchado” certificados de movilidad para que sus trabajadoras vayan a cumplir el horario. “En esos casos es algo inadmisible. La situación a veces es tirante, pero no se puede hacer este tipo de cosas”, denunció.

El titular del gremio reiteró que esperan la decisión del Estado provincial y municipal, previa firma del jefe de Gabinete Juan Pablo Cafiero, que es quien da la orden que después acatarán las provincias y sus respectivas ciudades. En ese sentido, añoran volver al trabajo. “Somos un sector muy vulnerable, la mayoría son mujeres con hijos y los sueldos son bajos en proporción a otros, esperemos tener novedades en lo próximos días”, expresó en el final el gremialista.