TRISTE DESPEDIDA

Dolor y bronca en el último adiós a la enfermera del Heca que falleció por coronavirus

“No se contagió en un bar o cruzando el río, se contagió en esta guardia, trabajando”, remarcó entre lágrimas una compañera.


En la mañana de este lunes, familiares y compañeros le brindaron un emotivo último adiós a Merleni Monzón, la enfermera de 52 años que trabajaba en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez  (Heca) que falleció por coronavirus el domingo. “No se contagió en un bar o cruzando el río, se contagió en esta guardia, trabajando”, remarcó entre lágrimas la hermana de la víctima.

“Nos toca de cerca, son más los enfermeros que estamos cayendo enfermeros o aislados. Esto podría ser evitable, no debería haber tantas muertes. Tiene que ver con las condiciones de trabajo. Su lucha era conseguir la implementación de la 9282, la ley que nos reconoce como enfermeros profesionales, del artículo 25 donde dice que somos carrera de alto riesgo. Si a la pandemia hubiésemos llegado con mejores condiciones, no estaríamos despidiendo a ella”, contó Priscila, hermana de la mujer cuyo deceso se confirmó en la mañana del domingo tras contraer la enfermedad.

Familiares, amigos y compañeros se convocaron este lunes por la mañana frente al Heca para despedir a Merleni, en medio de un profundo dolor y bronca por las condiciones laborales que llevaron a su contagio. “Estamos despidiendo a una compañera, que no se contagió en un bar o cruzando el río, se contagió en esta guardia trabajando. Ser solidarios es poder cuidarnos unos, si se cuidan no habría tantas consultas, no naturalicemos las muertes. Son 37 familias destruidas, detrás hay sueños, hay luchas. Cuando la veníamos a ver, teníamos que ver a sus compañeros atendiéndola destruidos”, continuó la mujer, que también se desempeña como enfermera en este centro de salud y agregó: “Nos asesoraba legalmente porque era abogada, esto nos hace replantear muchas cosas, que esto sirva para algo”.

Por otra parte, Elmer Vargas, marido de la víctima, dijo: “Trabajaba y estudiaba paralelamente, por eso se recibió de abogada. Quiso dejar el trabajo de enfermería, pero siempre estuvo con la convicción enfrente. Pidió el cambio cuando se recibió de abogada, pero no se pudo, así que tuvo que tomar fuerzas y seguir trabajando. Ella fue siempre una gran luchadora”.

“Son muchos años, hace 25 o 30 años trabajan juntos, cómo no encariñarse. Ella fue una gran compañera, nunca le decía que no a nadie”, siguió el viudo, que completamente conmovido, cerró: “Va a ser un antecedente, pero creo que todos los compañeros la van a tener en alto porque ella siempre luchó por ellos. Ella decía ‘voy a ir a luchar con ellos’. Se me fue, simplemente tengo que decirle que la amo mucho, nunca dejé de amarla porque fue mi compañera de vida, 34 años de casado”.

x
Paladini flotante