impotencia

Dolor en la marcha por Lucas González: "Mi hijo no era un delincuente, era un bebé de 17 años que dormía conmigo"

La mamá del adolescente pidió justicia tras el crimen perpetrado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.


Dolor, consternación e impotencia. Esos fueron los sentimientos que primaron en la manifestación para pedir justicia por Lucas González, el adolescente asesinado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires cuando volvía de entrenar con tres amigos en el barrio de Barracas. Familia y amigos marcharon a Tribunales en reclamo del esclarecimiento del hecho.

"Lo voy a simplificar, pido Justicia nada más. No quiero venganza, no quiero nada. Esto no es política ni es grieta", expresó el papá del muchacho, devastado.

A su turno, Cintia López, la mamá, sacó los botines de Lucas y aseguró: "Esto era el arma de mi hijo. Me lo acribillaron. Veo la tele que decía que habían detenido a tres menores y a uno lo habían baleado en la cabeza. ¿Saben por qué no le di importancia? Porque mi hijo no era un delincuente, era un bebé de 17 años que dormía conmigo".

La mujer, desconsolada, agregó: "Él soñaba con llegar a Primera y me decía: ´Ya te voy a comprar una casa Cintia´. Yo estoy muerta en vida, mi vida se fue con él. Le pido al juez que no los libere y a los tres, a los tres, a los tres, le de perpetua, porque los tres son culpables, para que no haya un Lucas más".

Más adelante, tomó la palabra uno de los papás de los chicos que viajaban junto a Lucas en el auto cuando le dispararon, quien agradeció al fiscal de la causa. "Le tenemos que agradecer porque la Justicia se está moviendo. Estamos acá porque Lucas no está con nosotros, y no hubiese estado mi hijo ni el de mi compañero, que está presente, porque hoy somos hermanos".

"Se salvaron de milagro, porque creo que fueron por todo. Y gracias a uno de los nenes que salió corriendo hoy estamos acá contando y pidiendo justicia por Lucas porque si no hubiese sido peor esto",

Más adelante, manifestó. "Los que están acá juegan a la pelota, no son delincuentes. Dejaron de ser acusados para ser víctimas. Automáticamente en el noticiero salió que eran niños que jugaban a la pelota e injustamente fueron detenidos. No le busquen otra cosa. No hay política. Pedimos banderas y velas porque las banderas argentinas y las velas nos representan a todos".

Después, habló el padre del chico que manejaba el Volkswagen Suran donde se desplazaban los amigos: "Acá se busca justicia, justicia por un chiquito que buscaba un sueño como el mío". Asimismo, este papá rompió en llanto y señaló a su hijo que desconsoladamente se abrazaba a una mujer.

"Son delincuentes que trabajan con ropas de policías. Basta de Lucas. Empecemos a ser más gente. Él (su hijo) manejaba el auto, cuatro nenes, no puede pasar eso. Nunca más un Lucas, nunca más", concluyó.

x
Paladini hasta 30-06