estado de emergencia

Diez espacios culturales de Rosario cerraron sus puertas por los efectos de la cuarentena

Desde el sector manifestaron la creciente preocupación. Piden poder dar clases virutales y que se los habilite a la vuelta paulatina de las presenciales adecuadas a un protocolo sanitario.


Las actividades vinculadas al arte y la recreación quedaron suspendidas desde el inicio de la cuarentena dictada por el gobierno nacional para frenar la propagación del coronavirus. Por requerir la aglomeración de personas para funcionar, esas prácticas no registraron el menor movimiento pese a la paulatina flexibilización del aislamiento en Rosario, que ya lleva cinco días sin contagios. En la ciudad, diez de los setenta espacios culturales registrados formalmente debieron cerrar sus puertas por la ausencia de ingresos en medio de la parálisis del rubro.

Así las cosas, representantes del Colectivo Rosarino de Espacios Culturales (CREC) manifestaron en las últimas horas su creciente preocupación frente a la realidad marcada por la coyuntura. Cada vez les resulta vez más difícil afrontar los gastos que precisan para subsistir, que incluyen sueldos, alquileres y costos de servicios. La crisis económica general de los últimos años golpeó fuerte al sector y eso se profundizó con la pandemia. Además, la incertidumbre frente al futuro se intensifica a medida que pasan los días.

"Solicitamos que con urgencia se visibilice esta situación y exigimos que se lleven adelante políticas de asistencia y desarrollo del sector sobre la firme convicción que los espacios culturales no sólo son espacios fundamentales para el crecimiento de la actividad cultural de la ciudad y la región, sino que son espacios de trabajo para artistas, docentes, gestores, técnicos, agentes de prensa, es decir, los distintos eslabones de la industria cultural. Cabe destacar que muchos de los espacios están dedicados a la formación, brindando cursos y talleres que no se encuentran en otros lugares", expresaron desde la organización.

"Desde el inicio de la pandemia nos pusimos a disposición de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario", agregaron y explicaron que solicitaron reuniones con las autoridades para consensuar nuevas formas para desarrollar actividades con las limitaciones del caso, como por ejemplo "permisos para el dictado de clases online en los lugares, siempre bajo protocolos estrictos de higiene y limpieza.

Finalmente, puntualizaron en la necesidad de saldar "una deuda histórica" del municipio, basada en la creación de una normativa que los reconozca como espacios culturales.