Día Mundial de la Alimentación


En conmemoración de este día el Ministerio de Salud de la Nación hace énfasis en incorporar 5 porciones de frutas y verduras  para prevenir enfermedades crónicas como las cardiovasculares.

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación proclamado por la FAO (Organización de la Naciones Unidad para la Agricultura y Alimentación) .

Los argentinos comen pocas frutas y verduras

En nuestro país, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), el consumo diario de frutas y verduras es muy bajo en relación a lo recomendado y sólo el 4.8% de la población consume 5 porciones diarias.

Mirá también

Día de la Obesidad

Para consumir la cantidad recomendada a lo largo de un día se deben incorporar 5 porciones de 80 gr cada una, dos porciones pueden ser de verduras y tres de frutas.

Por eso se recomienda que la mitad del plato en almuerzo y cena tenga verduras. Lo ideal es consumirlas crudas para conservar todas las vitaminas e incorporar variedad de colores. A su vez se pueden incluir frutas como postre o entre comidas: frescas, en ensaladas o asadas con cáscara.

En ésta primavera las frutas y verduras de estación son: repollo, choclo, acelga, espinaca, alcaucil, frutilla, radicheta y coliflor.

El sedentarismo y la comida rápida

Se estima que en el mundo 672 millones de adultos y 124 millones de menores son obesos y 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso.

El estudio de la FAO demuestra que en los últimos años la comida rápida ha desplazado en gran medida a la comida del hogar y también ha sustituido frutas y verduras, por harina, azúcar, grasas y sal.

Esta realidad, sumada al sedentarismo propio de las profesiones disponibles en las grandes ciudades ha traído como consecuencia que la mala alimentación sea la principal causa de muerte y discapacidad en la actualidad.

¿Cómo podemos mejorar nuestra alimentación?

Es de gran importancia  apostar a las comidas hechas en casa y ayudar a los productores locales a seguir generando vegetales, frutas y verduras.

Además, se debe estimular la educación alimentaria en niños, sustituir golosinas por galletas de avena y pasas o simplemente darles chocolate negro el cual brinda muchos beneficios al organismo.

También se debe ampliar la gama de frutas y vegetales que conocemos. Por último, es imprescindible disminuir el uso de aceite y sal en la cocina, además de tener una rutina de ejercicios diarios.