LA PANDEMIA EN EL MUNDO

Desesperado pedido de trece argentinos a la deriva en un “barco fantasma” por Florida

Relataron que se encuentran en una condición “desesperante” y atrapados desde hace casi un mes. Tenía como destino Chile y terminaron frente a la costa del país noteamericano.


Trece argentinos y un residente boliviano en el país denunciaron este lunes que permanecen en condición desesperante, atrapados desde hace casi un mes en un crucero que tenía como destino Chile y terminó frente a las costa de Florida, en Estados Unidos, tras serle negado el permiso para atracar en varios puertos por transportar personas con síntomas de coronavirus.

El barco es el Zaandam, perteneciente a la empresa Holland América, que lleva 28 días sin poder atracar, ya tuvo al menos cuatro muertes y actualmente se encuentra frente a Fort Lauderdale, al norte de Miami.

Uno de los argentinos atrapados es el periodista cordobés Darío Leguizamón, quien aseguró que decidieron lanzar un mensaje como "en una botella al mar" y describió la situación como "desesperante".

Leguizamón confirmó que la mayoría de los pasajeros de otras nacionalidades ya fueron evacuados y sólo los argentinos quedan en el barco, con unos 400 tripulantes, un 20 por ciento de ellos infectados con coronavirus Covid-19.

El periodista exigió la ayuda de las autoridades argentinas y apeló a "la tradición humanitaria" del país.

"Tomen esto como una botella al mar, un pedido de auxilio y un ruego de argentinos que hace 28 días nos encontramos desesperados y a la deriva. Apelamos a sus corazones para sensibilizarse por nosotros", explicó.

"Se han difundido varias versiones falsas. Lo cierto es que seguimos a bordo de este barco y mientras los australianos, los franceses, los ingleses, los canadienses, los alemanes, holandeses, chilenos y asiáticos están en sus casas, en el barco sólo quedan 400 tripulantes (el 20 por ciento enfermos), pasajeros convalecientes, sus familiares y los argentinos", añadió.

Sostuvo además que la mayoría de los pasajeros argentinos están en camarotes de tres por tres metros para dos personas, con escasa ventilación.

"No somos turistas varados en Miami tomando sol. Los pasajeros y trabajadores que estamos en el barco no quisimos llegar hasta acá. Nos trajeron 10 mil kilómetros por la fuerza. Si esto no se resuelve volveremos al medio del mar. Argentina y sus autoridades deben entender que necesitamos su ayuda", expresó.

Además de Leguizamón, de 45 años, se encuentran en la misma situación los argentinos Héctor Bruno, de 79 y residente en Buenos Aires; Alejandro Moreiras, de 47 y de Salta; Claudia Osiani, de 64 y de Mar del Plata; Susana Sosa Bedteber, de 75 y de Buenos Aires; Juan Federico Henning, de 65 y de Mar del Plata; Alberto Ferraro, de 80; Stella Maris Videla, de 75 y de Cosquín, Cordoba; Agustín Scala, de 30 años y de la ciudad de Buenos Aires; Brenda Bonotto, de 32 años y de Quilmes; Pablo Dabanach, de 30 y de Capital Federal; Guido González, de 48 y de Capital Federal, y Esteban Ochoa, de 46 y de Salsipuedes, Córdoba.

Asimismo se incluye en el grupo a Mauricio Gabriel Cardona Alarcón, de 29 y nacionalidad boliviana, con residencia permanente en la Argentina.