Totalmente paralizado

En Rosario no se realizan operaciones con el Procrear desde hace más de un año y medio

La ciudad fue una de las plazas donde más créditos se otorgaron hasta fines de 2017. Las seguidas devaluaciones, las pérdidas de poder adquisitivo y contratos inmobiliarios dolarizados generaron un combo fulminante.

Procrear
Presidencia de la Nación

¿Qué fue lo que sucedió con los créditos Procrear que el gobierno nacional iba a reimpulsar con la intención de estimular el alicaído mercado inmobiliario y darle aire a los casi ya inexistentes créditos hipotecarios?

Se anunció en junio, hace tan solo tres meses, e iba a ser para 10 mil participantes de todo el país bajo un esquema de ahorro + subsidio + crédito, donde el ahorro corresponde al aporte de los beneficiarios, el crédito hipotecario es otorgado por alguno de los bancos participantes y el Estado Nacional acompaña a las familias con un subsidio no reembolsable de hasta 18 mil UVAs (674 mil pesos). Sin embargo, quedó trunco.

Rosario fue una de las plazas donde más créditos se otorgaron hasta fines de 2017. Las seguidas devaluaciones, las pérdidas de poder adquisitivo y contratos inmobiliarios dolarizados generaron un combo fulminante para los Procrear que desde hace más de un año y medio que no se otorgan en la ciudad ni se realizan operaciones.

Marcha atrás

“Actualmente siguen adelante los créditos que ya estaban acordados, pero, inclusive, hubo operaciones que se tiraron para atrás, porque la situación es poco clara en materia económica”, explica a Rosario Nuestro el director del Observatorio Inmobiliario, Carlos Rovitti.

Las personas están con mucha incertidumbre “con respecto a lo que pueda suceder luego del 27 de octubre y hasta la transición del 10 de diciembre y ver cuáles son las nuevas medidas que toma el mismo o el nuevo gobierno”.

La realidad en la ciudad “es que desde el 2018, que comenzaron a frenarse los créditos, no se solicitan más; además, no solo se pararon por la pérdida de poder adquisitivo, sino que la gente empezó a necesitar cada vez más pesos para poder comprar algo -porque los inmuebles están dolarizados y habían aumentado-”.

Para el ex presidente de la Cámara Inmobiliaria de Rosario (Cadeiros), Jose Ellena, quien fue reemplazado hace una semana en el cargo por el actual titular, Sebastian Dib Kai, la situación es muy clara y concisa.

“Los últimos créditos que se entregaron fueron en julio del año pasado. Hubo algún que otro esporádico que se dio para algunos del sector público, pero desde el año pasado que no se realizan operaciones del crédito Procrear”, afirma Ellena.

Y agrega: “El anuncio para reimpulsarlos y, así, reactivar el sistema quedó meramente en un anuncio porque no están dadas las condiciones de los tomadores y tampoco eran muy útiles para comprar una vivienda en los valores en dólares que cotizan hoy”.

Un récord en picada

Aunque la inflación aún no estaban en los niveles deseados por el Gobierno y era casi un hecho que la meta del 15% no se cumpliría ese 2018, el plan Procrear que otorga créditos hipotecarios, en casi su totalidad indexados, registró en marzo del año pasado un récord de escrituras. Según los datos a los que accedió este medio, se realizaron 3.188 operaciones, el número más alto desde que asumió la presidencia Mauricio Macri.

Desde que se relanzó el programa con la nueva administración, y los beneficiarios dejaron de ser elegidos por sorteo al reemplazarse la selección por un sistema de puntaje que tiene en cuenta los ingresos y la condición del grupo familiar, las escrituras fueron en ascenso y pasaron de las 80 iníciales en enero del 2017 a las 3.176 de diciembre de ese año. A partir de allí el número empezó a descender y, en enero del 2018 se registraron 2.622. La tendencia se repitió en febrero cuando bajaron a 2.316. Pero el principio del fin, llegó.

El mercado inmobiliario mostró en septiembre de ese 2018 -es decir poco meses después- una fuerte contracción, con una caída del 41,2% anual en la cantidad de escrituras, había informado el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, la caída fue del 30,5%. CABA y la Provincia representaban, en conjunto cerca del 60% del mercado inmobiliario, fuertemente impulsado por el crédito hipotecario en el último año y medio.

Las escrituras con crédito hipotecario se derrumbaron en la CABA. Totalizaron 382 de 3.539, o 10,8% del total. Cayeron 78% anual y 82% en los últimos cinco meses. Antes del inicio de la corrida cambiaria, las escrituras con garantía real llegaron a representar un 20% de todas las operaciones.

El 12 de octubre, el presidente Mauricio Macri encabezó una serie de anuncios con los que el Gobierno intentaba devolverle algo de dinámica al sector inmobiliario. Las medidas se centraron en la protección de quienes tomaron un crédito UVA y en los inquilinos, pero también incluyeron una serie de beneficios fiscales para los constructores que erijan viviendas destinadas a la clase media.

Finalmente, el derrumbe de las operaciones inmobiliarias no se pudo detener y se paralizó totalmente. Rosario fue una de las ciudades que primero se vio resentida en cuanto a créditos Procrear y se mantiene en stand by desde hace más de 14 meses, con lo cual las probabilidades de reactivación en el corto plazo son prácticamente nulas. Solo se esperan medidas que protejan a los tomadores del empréstito.