Entrevista cara a cara

Daniel Erbetta y su año de gestión en la Corte Suprema Provincial

El miembro de la Corte Suprema dialogó con Rosario Nuestro.

Por Rosario Nuestro

miércoles 13 de diciembre, 2017

Daniel Erbetta

Foto: Franco Trovato Fuoco

En pocos días, Daniel Erbetta, uno de los principales juristas de Santa Fe y la Argentina, culmina su año como presidente de la Corte Suprema de Justicia de la provincia. En medio de las enormes tareas que tiene a su cargo el Juez, vestido con un traje impecable —como siempre—, se sentó en un sillón forrado con terciopelo verde y realizó un balance de su gestión para Rosario Nuestro.

Erbetta puso el ojo de su trabajo en la modernización de la estructura y la  humanización del sistema judicial. También les planteó a las diferentes autoridades la necesidad de “atacar la base de sustento de la estructura judicial” para reorganizar y reordenar los recursos que tienen los diferentes tribunales de Santa Fe, buscando optimizar su funcionamiento.

El Ministro también duplicó las defensorías civiles, que se equiparon con una sala de esperas climatizada y servicio de guardería para niños, para que las familias que utilizan este servicio tengan un mejor acceso a la Justicia. Y estipuló que los jueces concilien en forma oral en los conflictos laborales, para bajar el tiempo de resolución.

Crearon secretarías de violencia familiar en diferentes sectores de la Provincia, para afrontar la creciente demanda de soluciones a este tipo de problemáticas. “Buscamos acortar los tiempos de la Justicia para generar una mayor credibilidad en los ciudadano”, aseguró.

Erbetta entendió que su reforma planteaba grandes exigencias para los empleados del tribunal y los abogados que trabajan en forma independiente en él. Por eso, se propuso modernizar la infraestructura que utilizan. En pocos meses se instalará un sistema climatizado integral para el edificio de Balcarce y avenida Pellegrini; y un circuito cerrado de 100 cámaras de seguridad.

El Juez entiende que la restructuración  conlleva una necesidad urgente de que “los operadores judiciales tengan sensibilidad a los problemas de la gente”, y no sean meros ejecutores de un código rígido, apartado del contexto en el que se aplican.

El 31 de diciembre terminará su gestión y el elegante jurista está convencido de haber colaborado en la transformación del sistema judicial de Santa Fe. De haber ayudado a romper con viejos paradigmas, allanando el camino a una Justicia más real y humana.

Comentarios