RADIO MITRE ROSARIO

Damián Blaum: el poder de unir dos países a través del deporte

El campeón mundial de natación de aguas abiertas decidió conectar Argentina con Uruguay a través del río de La plata. Conocé su historia.  

Redacción Rosario Nuestro

domingo 25 de febrero, 2018

Damián Blaum es campeón mundial de natación de aguas abiertas y decidió realizar esta epopeya: unir Uruguay con Argentina. El nadador conectó este sábado, Colonia con Punta Lara cruzando el rio de La Plata marcando un récord y escribiendo una historia deportiva digna de ser leída.

En diálogo con el programa “El Puente” de Radio Mitre Rosario, Blaum se mostró “muy contento” con lo sucedido y listo para “volver a la carga”.   

  • Nueve horas y seis minutos tardaste en cruzar el Río de La Plata. ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? ¿De dónde surge esta idea de decir, voy a intentar unir Uruguay con Argentina?

Esta idea no es que se me ocurrió a mí, es un cruce con mucha historia, con más de 100 años de historia, con muy pocos éxitos en el cruce, creo que había, hasta el momento, registrado solamente 30 cruces exitosos y a través de Swim Argentina, una empresa que provee la logística para hacer el cruce, me surgió la oportunidad de realizarlo y la verdad que era un cruce que quería hacer que por algún motivo u otro me era esquivo y no podía ya que siempre coincidía con pruebas mías de la Copa del Mundo de aguas abiertas y este año cuadraba bien en el calendario y me animé.

  • Tuviste que tomar antibióticos. Tenias que seguir una rutina de hidratación para poder generar esto. ¿Cómo se prepara, cómo se planea este cruce?

Lo de los antibióticos es un caso excepcional y puntual por las condiciones, de tener que nadar en agua que no esté muy buena. Lo de la hidratación no es solo para esta prueba sino para cualquier carrera en la que uno participa y en cualquier deporte, lo que pasa es que en este en particular, en un cruce de 9 horas o en una carrera larga de aguas abiertas, necesitas hidratarte durante 15 minutos, todo el tiempo. Esto es muy personal de cada atleta. Cada atleta decide cómo se hidrata, con qué se hidrata, cada cuánto, pero no hay ningún atleta que  esté más de 20/25 minutos sin hidratarse.

  • Decías que hay pocos casos de cruces exitosos de este que acabas de hacer. ¿En algún momento estuviste complicado o hubo un tramo más difícil que otro donde replanteaste lo que estabas intentando conseguir?

La verdad es que no tuve un cruce complicado. En todo momento estuve muy tranquilo, confiando mucho en la gente que me estaba guiando y llevando hacia Punta Lara desde Colonia y no tuve un momento difícil o de dudas que hayan aparecido en mi cabeza como para darme cierto marco de ansiedad. El plan todo el tiempo era el de nadar a un ritmo de brazada, ir contando las brazadas, me iban contando las brazadas por minuto desde el barco que me alimentaba, es un parámetro que se usa mucho en aguas abiertas. Entonces sabía con qué ritmo venía y la idea era tratar de mantenerme en un ritmo más o menos estable y si tenía fuerza tratar de levantar al final.

  • Recién decías la palabra ansiedad, ¿Puede ser muchas veces el enemigo más peligroso?

Si, yo creo que en todos los deportes. La cabeza y la preparación mental que uno puede tener… Si bien puede ser una característica de cada atleta, después es algo que uno tiene que trabajar, fortalecer, crear estrategias, practicarlas y llevarlas a cabo en la competición o en el cruce que va a realizar.

  • Cuando uno está en el medio del camino y todavía queda muchísimo, es inevitable pensar ¿Qué es lo que te da fuerzas para seguir, para llegar del otro lado?

En lo personal la motivación de saber que mis seres queridos me están esperando. Mi mujer, mis bebas, amigos, que toda mi familia estaba siguiendo la travesía a través de internet, que se había generado una expectativa muy grande y sin dudas que pensar en esas cosas es lo que hace que uno pueda nadar a un ritmo intenso y que cuando aparecen esos fantasmas y esos momentos que por ahí son más críticos, uno pueda contrarrestarlos rápidamente, eliminarlos de la cabeza y pensar en esas cosas que a uno le pueden motivar.

  • Cuando empezábamos la charla decías, algunos días de descansos, ya el lunes nuevamente a la actividad. ¿Cuáles son los objetivos a corto y a largo plazo?

A corto plazo, que para mí es entre 3 ó 4 meses, es la siguiente etapa de copa del mundo de aguas abiertas que es en Canadá. Una prueba de 32 km así que volver a prepararme para eso y está el proyecto de hacer el cruce del Canal de Beagle que es una distancia también mucho más corta pero con el factor agregado de  que el agua es helada así que requiere de una preparación especial e iremos analizando su posibilidades para hacerlo.

Comentarios