Cuando no viene el período menstrual

La ausencia de la regla en la mujer en edad fértil se llama amenorrea, y aunque la causa más conocida para explicar esta falta es el embarazo, existen muchos motivos por los que el periodo se puede retrasar o desaparecer.

Por Gimena Rubolino

martes 13 de febrero, 2018

La mayoría de las mujeres en edad reproductiva tienen el período cada 28 días, aunque es frecuente tener ciclos un tanto más cortos o un tanto más largos, entre los 24 y los 35 días.

La ausencia puntual del periodo no se considera un problema grave, pero si es algo recurrente es importante entender el motivo.

El sistema británico de salud pública, NHS por sus siglas en inglés, recomienda consultar con el doctor cualquier falta de menstruación de tres meses consecutivos que no es debida a un embarazo, así como la pérdida de la menstruación antes de los 45 años.

A continuación, los motivos más comunes que pueden provocarlo (y que no se deben a un embarazo):

  1. El estrés: puede afectar a la menstruación, haciendo que los ciclos sean más largos o más cortos, que haya una ausencia total del periodo o que las reglas sean más dolorosas. Además, puede generar que una mujer tenga dos menstruaciones dentro de un mes. El ejercicio y las técnicas de respiración son las actividades recomendadas para combatirlo.
  2. La pérdida excesiva o repentina de peso: una restricción severa de la cantidad de calorías que se consume puede detener la producción de las hormonas que el cuerpo necesita para la ovulación. En estos casos, lo recomendable es consultar con un psiquiatra o especialista en nutrición que ayude a regularizar el peso corporal.
  3. El sobrepeso o la obesidad: con el sobrepeso el cuerpo puede producir un exceso de estrógeno, que una de las hormonas que regula el sistema reproductivo de las mujeres. Un exceso de esa hormona puede afectar a la frecuencia de los periodos, y por tanto hacer que se detengan. Cuando las pacientes tienen amenorrea y sobrepeso o un índice de masa muscular mayor de 30, los médicos suelen referirlas a un dietista o nutricionista para ayudarlas a perder peso de manera saludable.
  4. El ejercicio físico extremo: la presión que un nivel de ejercicio muy intenso tiene sobre el cuerpo también puede afectar a los niveles de hormonas que controlan la menstruación y la pérdida de demasiada grasa corporal puede hacer que el cuerpo no ovule.En el caso de las deportistas profesionales los médicos deportivos pueden aconsejar sobre cómo pueden mantener el rendimiento sin que la intensidad del ejercicio afecte a sus periodos.
  5. Ovarios poliquísticos: se trata de un síndrome relacionado con la ausencia de la menstruación en un 33% de los casos. Los ovarios poliquísticos contienen un gran número de folículos dentro de los cuales hay sacos subdesarrollados en los que crecen óvulos. Pero en las mujeres que tienen esta condición esos sacos son incapaces de soltar óvulos, y por lo tanto no hay ovulación.
  6. La menopausia: a medida que las mujeres se acercan a la edad menopáusica empiezan a bajar los niveles de estrógeno y la ovulación se hace menos regular. La menopausia ocurre normalmente entre los 45 y los 55 años. Sin embargo, se estima que una de cada 100 mujeres experimenta la menopausia antes de cumplir los 40, algo que se conoce como menopausia prematura o fallo ovárico prematuro.
  7. Anticonceptivos: algunas píldoras y métodos anticonceptivos que son inyectados o implantados también pueden causar amenorrea. Incluso después de dejar de tomar anticonceptivos orales puede pasar un tiempo antes de que el cuerpo vuelva a ovular regularmente.
  8. Otras condiciones médicas y tratamientos de largo plazo: la menstruación también puede faltar como resultado de otras condiciones médicas de largo plazo como una diabetes descontrolada o trastornos hormonales como el hipertiroidismo o el hipotiroidismo. Además la amenorrea puede ser una consecuencia de ciertos tipos de medicación, como los antipsicóticos, la quimioterapia, los antidepresivos, los tratamientos para la tensión y para las alergias, según información de la clínica Mayo.

 

 

 

 

Comentarios