Cuando el ejercicio daña la salud

Si bien la práctica de actividad física es fundamental para llevar una buena calidad de vida, su exceso puede resultar contraproducente. Los motivos.

Por Gimena Rubolino

jueves 12 de abril, 2018

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos treinta minutos de actividad física diaria para mantener un buen estado  fisico general. Sin embargo, algunas personas superan este consejo ampliamente y en algún punto puede resulta perjudicial.

Ahora bién, ¿cuándo se produce este quiebre?

El ejercicio deja de ser saludable cuando aparecen algunos trastornos como la vigorexia o la obesión por entrenar. La persona deja de ir a reuniones sociales por hacer ejercicio o posterga otras actividades para poder cumplir con su rutina de entrenamiento.

Los expertos destacan entre los trastornos más usuales los siguientes:

Vigorexia: esta condición es un tipo de trastorno dismórfico corporal en el que la persona se ve menos musculada de lo que está y se obsesiona por tener un cuerpo de gimnasio (es decir, musculado). Está asociado al entrenamiento con pesas.

Runnorexia: puede aparecer porque la persona sufre una autoestima baja y, como consecuencia, busca suplir el vacío que siente con el exceso de entrenamiento. Evidentemente, los factores culturales también influyen, y el hecho de que el running esté de moda, también ha provocado que haya un aumento de casos.

Sobreentrenamiento: produce sentimiento de fatiga, insomnio, depresión, pérdida de vigor, etc. El exceso de ejercicio y la falta de recuperación influyen a la hora de desarrollar este trastorno.

Problemas cardíacos: Según una investigación de la revista Heart, practicar mucho deporte puede ser contraproducente para el corazón, especialmente en aquellas personas con más de 30 años que entrenan intensamente más de cinco horas a la semana. Los datos concluyen que un 19% de la población son más más propensos a desarrollar alguna cardiopatía como la fibrilación auricular al llegar a los 60 años.

Descenso del sistema inmune: Si el cuerpo no descansa lo suficiente el sistema inmunológico puede debilitarse y la persona puede sufrir resfriados, fiebre, dolores de cabeza y enfermedades más serias.

 

 

Comentarios