brutal crimen

Conmoción por el femicidio de una adolescente de 15 años

Navila Garay fue asesinada de 17 masazos en la cabeza y enterrada en una casaquinta. Hay un detenido por el hecho.


La noticia del femicidio de una adolescente de 15 años conmocionó al país. Navila Garay fue asesinada de 17 masazos en la cabeza y enterrada en una casaquinta en Chascomús. La joven había desaparecido de su casa el 10 de septiembre y era buscada intensamente por su familia. Un jardinero de 56 años está detenido por el hecho. El cuerpo no presentaba signos de abuso sexual.

Navila vivía con su abuela en la citada localidad. Fue vista por última vez el martes 10 de septiembre cuando salió de su casa en un remís rumbo a la vivienda de Néstor "Lito" Garay, el único detenido por el brutal asesinato, que realizaba tareas de mantenimiento y jardinería en propiedades de fin de semana. Según trascendió, la nena limpiaba la casa del acusado algunas veces por semana. El chofer que la condujo hasta allí declaró que el hombre salió a pagar el viaje.

De acuerdo a lo consignado por su tío, Pablo Garay, a Clarín, el día de su desaparición "Navila se levantó tarde y me preguntó si le podía pedir un remís. Y se fue. Dejó el termotanque prendido, para volver a bañarse, pensamos que iba y venía. Cuando la empezamos a llamar a las 18 ya tenía el teléfono apagado. Ahí nos preocupamos y la empezamos a buscar por todos lados".

Pasaron las horas y la preocupación se intensificó. La familia la fue a buscar a la casa del sospechoso. "Le dejamos un papelito para decirle que nos llame o para que Navila se comunique urgente. Pero nunca apareció", explicó Pablo.

La foto de Navila recorrió las redes sociales durante toda la semana. La desesperación de la familia fue creciendo a medida que los días transcurrían. Y todo terminó de la peor manera. El cuerpo de la adolescente fue encontrado enterrado en una quinta donde Garay trabajaba. Sumado a eso, las cámaras de seguridad de la zona captaron el momento en que la menor era llevada al lugar por el acusado.

La autopsia reveló que Navila murió por "hemorragia cerebral masiva causada por la fractura múltiple de cráneo". Recibió 17 golpes con un elemento contundente. En una habitación contigua al sitio donde su cuerpo fue enterrado había una maza, secuestrada por las autoridades y enviada a peritar.