lucha contra el covid-19

Conmebol inicia la distribución de las vacunas contra el coronavirus

La casa madre del fútbol latinoamericano entregará en donación la cantidad de vacunas asignada a cada Asociación Miembro, las cuales asumen la responsabilidad de su correcta utilización y de una posterior rendición de cuentas.

Ignacio Alonso, Presidente AUF (izq.) Alejandro Domínguez, Presidente CONMEBOL (c) y el embajador chino en Uruguay (der.)
Ignacio Alonso, Presidente AUF (izq.) Alejandro Domínguez, Presidente CONMEBOL (c) y el embajador chino en Uruguay (der.)

Con la exitosa llegada de las vacunas para el fútbol sudamericano, la CONMEBOL inicia de inmediato el proceso de distribución en todo el continente. Se convertirá así en la primera organización civil del mundo en impulsar una campaña de inmunización masiva, alcanzando a miles de jugadores, jugadoras, árbitros, técnicos y colaboradores, beneficiando indirectamente a sus entornos familiares y cooperando con el esfuerzo de los gobiernos para contener la pandemia.

Las vacunas, donadas por la farmacéutica china Sinovac Biotech Ltd. a la CONMEBOL y transferidas por esta sin costo a las Asociaciones Miembro, constituyen una barrera más a la expansión del COVID-19. Se suman a los protocolos sanitarios aplicados desde el año pasado y que han demostrado una altísima eficacia, ya que el 99% de las decenas de miles de pruebas de detección arrojaron resultado negativo.

El proceso de vacunación comenzará con los planteles que disputarán la CONMEBOL Copa América y los que se encuentran participando de los torneos internacionales de la CONMEBOL hasta llegar a los equipos femeninos y masculinos de la máxima categoría de cada país. En todos ellos están incluidos, naturalmente, el cuerpo técnico y los asistentes. El orden continúa con los árbitros y el personal operativo que interviene en la organización de los partidos.

Vacunas con “nombre y apellido” 

El protocolo de vacunación elaborado por la CONMEBOL prácticamente garantiza que cada dosis tenga “nombre y apellido” y que no puedan desviarse o emplearse en personas que no forman parte del objetivo de esta campaña. El Ministerio de Salud de cada país llevará también un registro detallado de las personas que reciben la vacuna. Además, la Secretaría General de la CONMEBOL y la Dirección de Ética y Cumplimiento tendrán parte activa en el monitoreo del proceso y en la posterior rendición de cuentas.

Si luego de completar el objetivo se registra algún remanente -por la forma en que se debe fraccionar las vacunas o por la negativa de algunas personas a recibir el inmunizante-, las Asociaciones Miembro deberán destinar esas dosis a personas debidamente identificadas, previa aprobación de la CONMEBOL. El criterio, naturalmente, es que no se desperdicie ninguna vacuna y que se otorgue prioridad al entorno del fútbol.

x
Paladini flotante