Cómo sacarle partido a las emociones

Las especialistas en Coach ontológico Valeria Maac y Mariana Gometz afirman que el primer paso es aceptarlas para poder transformarlas en aliadas.

Por Gimena Rubolino

viernes 12 de abril, 2019

El coaching Ontológico es una disciplina centrada en el SER y el HACER de los seres humanos, posibilitando una manera diferente de interpretar, su modo de relacionarse, de actuar y de alcanzar los objetivos que se proponen para sí mismos, para sus empresas y para la sociedad. Quien estudia esta herramienta, el Coach, adquiere competencias conversacionales para acompañar a las personas a reflexionar sobre sí mismo y su relación con los demás, ya que juzgamos es ella misma quien más se conoce y tiene todas sus respuestas.

Podemos decir entonces que el Coaching Ontológico es un proceso de aprendizaje, es poder mirar hacia adentro y reflexionar en como actuamos y nos relacionamos con el entorno, y cómo en esa relación vivimos la vida.

Este relacionarnos aparece de diferentes maneras, a partir de lo que decimos y también de lo que no decimos, de nuestra postura corporal y nuestro sentir, ahí es donde aparecen las emociones en los procesos de coaching. Entendemos desde esta mirada, que el Ser que somos se construye en la coherencia entre nuestro lenguaje-cuerpo y emoción.

Esta coherencia nos constituye en el particular observador que somos del mundo, entender como es nuestra mirada facilita el cambiar aquella que ya no queremos para nuestra vida.

La influencia de las emociones en relación a cómo nos vemos o relacionamos con los demás

Somos seres sintientes, actuamos de una u otra forma a partir de lo que sentimos. Seguramente si estoy enojado/a con mi pareja me sea muy difícil regalarle un abrazo, o decirle lo importante que es en mi vida, o cuando tenemos que hacer algo por primera vez, por ej una entrevista laboral y nos provoca miedo, probablemente nuestro cuerpo quiera salir corriendo o se paralice ante la persona que nos hace la entrevista, por dar algunos ejemplos.

¿Y qué nos devuelve el espejo cuando estamos tristes? ¿Es la misma sensación que tenemos cuando estamos felices? Nuestras emociones integran nuestra manera de ver el mundo y posibilitan o limitan nuestro accionar.

Entendemos que no es posible dominar a una emoción, que cuando sentimos, esa experiencia es única e indiscutible de cada ser humano. Creemos que las emociones son el problema, en vez de pensar que el emocionar es propio del ser humano. ¿Qué proponemos? Aceptarlas, integrarlas a nuestra vida y entender el mensaje que cada una tiene como “alarma” para contarnos que hay algo de lo que debemos hacernos cargo, algo que no está funcionando como queremos y que debemos revisar; es entonces cuando las transformamos en aliadas y se posibilita su gestión.

Gestionar nuestras emociones de manera inteligente nos permite generar un rumbo constructivo de nuestras vidas, poniendo a las emociones a nuestro favor y no en nuestra contra. Abrir la  puerta, que nos acompañen, es una manera de canalizar su energía y posibilitar su gestión. ¿Cuántas metas alcanzarías a partir de trascender tus emociones? ¿Cuántas relaciones serian diferentes hoy si pudieras usar su energía de forma constructiva? Juzgamos que aprender a relacionarnos con nuestras emociones de manera positiva beneficia a las personas y les permite aceptar lo que siente en lugar de negarlo, aprender a convivir con aquellas emociones que no le gustan y a partir de ello, elegir, buscar alternativas.

 

Comentarios