Rastrillaje submarino

Cómo es el buque que encontró al avión que trasladaba a Emiliano Sala


El buque Morven, construido en 1983, cuenta con con equipos de búsqueda de última tecnología, que se utilizarán para realizar un rastrillaje submarino de los restos en el área del último contacto de radar, ocurrido hacia las 20:20 GMT del lunes 21 de enero, cerca de la isla británica de Guernsey, en el Canal de la Mancha.

Minutos antes se había comunicado con la torre de control pidiendo un aterrizaje de emergencia. La embarcación cuenta de casi 20 metros de longitud, dos radares, un sonar de barrido y sensor de movimiento, y los investigadores, encabezados por David Mearns, trabajaron con mini submarinos para alcanzar zonas inaccesibles o cubrir distancias más extensas.

«Morven es adecuada para operaciones en alta mar las 24 horas y está totalmente equipada con la última tecnología de navegación, levantamiento y comunicaciones. Su tripulación altamente experimentada brinda apoyo total a clientes, topógrafos y científicos durante estudios geofísicos y de otro tipo en aguas tanto del Reino Unido como de Europa», vende sus servicios la empresa que maneja el buque en su sitio web.

David Mearns, uno de los especialistas que encabezóla búsqueda submarina, trabaja para la compañía Blue Water Recoveries. En su cuenta de Twitter se define como un «cazador de naufragios, científico marino, explorador, autor premiado». «Los dos buques trabajarán juntos para buscar el área designada de la manera más segura, completa y eficiente posible», aseguró.

En apenas un par de horas, el Morven cumplió con su trabajo y halló la aeronave en las profundidades del Canal de la Mancha a casi 40km de la isla de Guernsey.

Encontraron el avión en el que viajaba Emiliano Sala