Pichincha

Comerciantes en alerta: una cautelar intenta frenar la apertura de cinco bares


Los comerciantes de Pichincha están en alerta,  y es que un juez  hizo lugar al reclamo de un grupo de vecinos  y obligó a la Municipalidad a impedir la habilitación de nuevos comercios gastronómicos en el barrio. Todo comenzó con las reiteradas quejas por ruidos molestos hasta altas horas de la noche y por la gran cantidad de cervecerías en el barrio que se instalaron en la zona. Tanto fue el reclamo, que la denuncia llegó a la justicia y volvió al tapete la discusión por la aplicación de ordenanzas vigentes para el control de cierre de los negocios y la permanencia de gente en la calle hasta la madrugada.

Durante la tarde de este miércoles más de 50 comerciantes de Pichincha se reunieron para encontrar una solución a la problemática de convivencia y pleito que mantienen con algunos vecinos. Según los referentes participantes del encuentro, no hay intenciones de que “esto se parezca a una guerra” ya que muchos habitantes del barrio “los apoyan” y muchos de ellos también son vecinos. Por lo tanto minimizaron el problema y expresaron que “no hay que volverse loco con las acciones de algunos residentes de la zona”.

Reinaldo Bacigalupo, referente de los comerciantes, que también fue parte de la reunión, dijo a Rosario Nuestro que si alguno de los comerciantes está en falta hay que multarlo o clausurarlo, pero que un problema individual no afecte el buen trabajo que vienen haciendo en el barrio.

Al referirse sobre el tema judicial que implica una medida cautelar impuesta por los vecinos, Bacigalupo indicó que van a seguir trabajando con el municipio con quienes planean una nueva reunión. Y añadió en ese sentido que es mentira que no existan controles, sino todo lo contrario, porque si hay alguien que está controlado en Pichincha son ellos, dijo. “Tenemos las pruebas de que es así, porque cada control es un acta”, aseguró el empresario.

Otro de los temas de interés para los empresarios es la aprobación de la nueva ordenanza de bares nocturnos de la que quieren ser participes fundamentales en los debates. Lo que hoy se considera como norma, es vetusta y nada tiene que ver con el movimiento de la noche rosarina actual. “Tuvimos reuniones con los tres candidatos  a intendente y todos se mostraron de acuerdo con el impulso que le dimos al barrio. Nosotros siempre fuimos de la postura de respetar a los vecinos, acá no hay boliches, son bares, que tenemos que respetar un horario y cumplirlo y eso nos lo exigimos entre nosotros”, relató.

Finalmente, sobre la medida cautelar, Bacigalupo agregó que este tipo de disposiciones atrasa 100 años sobre lo que queremos de Rosario. “Tenemos que pensar la ciudad al futuro, no podemos  tener una ciudad donde la gente sólo venga al Monumento, hoy contamos con un polo gastronómico que se puso a la altura de Buenos Aires y otras grandes ciudades”.