mercado interno parado

La venta de materiales para la construcción cayó 13,9% en junio


En la comparación con mayo pasado, el nivel comercializado en junio registró un descenso del 0,48%, sostuvo el informe. Según el indicador que mide los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción fabricados por empresas líderes que conforman al grupo, en los primeros seis meses del año se dio una caída acumulada de 15,6% frente al mismo período de 2018.

El sondeo subrayó que la marcha de las obras en junio fue afectada por las lluvias registradas en la zona central del país, al triplicar el promedio histórico de ese mes y llegar a ser las más altas de los últimos 25 años.

El Grupo Construya consideró en un comunicado que ahora "es la oportunidad de construir para aprovechar la fuerte reducción en dólares del costo de construcción y obtener beneficios a lo largo del tiempo". Además destacó que al invertir en la construcción "se logra que los ahorros incrementen su valor en el largo plazo y esto genera una diferencia importante al compararla con otras alternativas de inversión".

En ese sentido, Ignacio Ortiz, gerente de Femaco, empresa líder en materiales de construcción dijo a Rosario Nuestro que la esta zona se encuentra favorecida por las grandes obras ligadas al agro, y por lo tanto, la baja no es tan notable  como en otras actividades.  “Si vos los comparas con 2016 o 2017 sigue siendo una curva positiva”, indicó.

Sin embargo sostuvo que es en el sector minorista y de pequeñas obras donde se puede vislumbrar una caída del 30 por ciento en las ventas.Según Ortiz esto repercute muy fuerte en los pequeños corralones que son los que se encargan de este tipo de ventas, por ejemplo los insumos para baños, como griferías y pisos. Para el referente la falta de planes como el Procrear genera esta situación que paraliza a este sector.

Por su parte, el dirigente de la UOCRA Rosario, Sixto Irrazabal dijo que la actividad de estas empresas se tornó difícil debido a que cuesta mucho sostenerlas porque se necesita mucha infraestructura. Y además la clase media dejó de invertir en arreglos y ampliaciones. Asimismo agregó que los corralones de los pueblos están en peores condiciones  porque en las zonas cercanas a Rosario ya no se construyen barrios. “Los costos cada día son mayores y la cantidad de materiales que se usa es menor”, lamentó Irrazabal.