RADIO MITRE ROSARIO

Colgaron un cartel de "guardia colapsada" en el Sáenz Peña: "Estamos así desde la semana pasada", confirmó el director

Matías Vidal, director del hospital Roque Sáenz Peña, confirmó que están cerca del colapso y dio detalles de cómo son los días en el nosocomio.


Un cartel que decía "guardia colapsada, no hay más lugar" fue colgado en uno de los ingresos al hospital Roque Sáenz Peña, en un contexto complicado en Rosario por el aumento de casos de coronavirus. Si bien el cartel fue bajado con el correr de las horas, Matías Vidal, director del lugar, contó en Radio Mitre Rosario que están así "desde el viernes de la semana pasada".

Según comentó Vidal, si bien el hospital no es uno de los lugares que atienden a pacientes con coronavirus, sí reciben casos sospechosos que necesiten internación, lo que genera un incremento en la ocupación de camas. "Se agrega un numero importante de pacientes que tienen sospecha de Covid, que no están mal pero cuando tienen algún factor de riesgo lo internan de forma preventiva y eso saturó la guardia de una manera tremenda", explica.

En el lugar se alojan víctimas de siniestros viales y de hechos violentos, en un marco de recrudecimiento de la violencia en Rosario. En relación a la cantidad de camas disponibles, Vidal explicó que se trata de un número variable: "Hoy casi todas las camas disponibles están ocupadas, cuando salen pacientes o van a otro efector, la cama se ocupa inmediatamente con otra persona".

"Solo hay dos camas liberadas, es minuto a minuto, de pronto esa dos camas se transforman seis y en un rato ninguna. Hemos notado acá en la guardia se tomó la parte que corresponde a la guardia pediátrica para sector covid y en dos horas estaba llena", añadió el director del Roque Sáenz Peña.

El profesional de la salud se mostró preocupado por el aumento de circulación y cierta relajación de la gente y contó que en la guardia reciben personas que se hacen hisopados y confiesan haber estado en un encuentro familiar. "Uno piensa que uno se va a cuidar más porque está con sus seres queridos pero es lo contrario", consideró.

"Hoy volver a esa fase es muy difícil, la gente esta cansada y lo entendemos, nosotros también estamos cansados, pero a este ritmo hay que tomar una decisión que no son feliz para nadie, que es decidir quién tiene un respirador y quién no", dijo en relación a las medidas que deberían tomarse este viernes en la ciudad y alrededores.

"Es muy complejo, hay gente que no la pasa bien porque no tiene trabajo. No debe ser una decisión para nadie, tiene un costo altísimo, pero por otro lado en esta disyuntiva el costo va a ser la salud y la vida de algunos, para mí eso va a ser lo más complicado", manifestó.

Por último, el director del hospital Roque Sáenz Peña señaló cuál es la mayor dificultad que enfrentan: "Se sumaron camas en Baigorria y algunas camas más en el Provincial y Centenario, la mayor complejidad no es la cama de UTI (Unidad de Terapia Intensiva), sino la internación intermedia, la persona que está internada con asistencia de oxígeno, es lo que más necesitamos hoy."