bajaron las persianas

Coletazos de la crisis: cerró un tradicional bar rosarino frente al cine Monumental

Se trata de Gigante, que funcionó durante dos décadas y que representaba la fuente laboral de 30 personas.

Foto: La Capital
Foto: La Capital

La crisis económica agravada por la pandemia golpea y muy fuerte. La imposibilidad de funcionar o de hacerlo bajo restricciones, complicó mucho a la actividad comercial en Rosario y en este caso otro coletazo lo sufrió un tradicional bar de la ciudad ubicado frente al cine Monumental. Se trata de Gigante, que tuvo sus puertas abiertas durante dos décadas y representaba la fuente laboral de 30 personas.

Este establecimiento gastronómico ubicado en la peatonal San Martín, casi llegando a San Luis, no logró salir airoso de la crisis y en los últimos días bajó definitivamente las persianas. Frente a la gran caída en las ventas, se volvió imposible afrontar los gastos de luz, gas o impuestos, con un valor de renta mensual alrededor de los 450 mil pesos.

Para muchos rosarinos de pleno centro, era una salida frecuente concurrir al Monumental y antes o después de la función comer algo en Gigante. Las salas están cerradas desde marzo, lo que significa un doble inconveniente para los negocios de la zona, que había repuntado desde las mejoras edilicias que el cine realizó hacia fines de 2018.

Cabe destacar que esta cuadra en particular viene sufriendo algunos golpes en cuanto al comercio: otro bar que nunca más pudo reponerse de la crisis fue La Barra, en San Martín al 900, que cerró hace unos meses. También el kiosco de diarios y revistas que está en la vereda, con sus escaparates plegados hacia adentro, lo cual expone la especial situación que también atraviesa este sector.

x
Paladini flotante