¿Efecto dominó?

Cerró en Rosario el emblemático Mc Donald’s de Boulevard Oroño que funcionó por más de dos décadas

La crisis económica que generó la pandemia del coronavirus está haciendo tambalear a las empresas más conocidas del mundo. La firma de la M amarilla admitió pérdidas millonarias en el primer trimestre y anunció período de ajustes: no sólo en Rosario.


El histórico Mc Donald’s, que funcionó durante más de dos décadas al lado del country del club Provincial en la esquina de Boulevard Oroño y Jorge Cura, cerró definitivamente sus puertas. La empresa que maneja la marca en el país, Arcos Dorados, tomó la decisión de darle un final a uno de los espacios de comida rápida más conocidos del mundo.

En el país cuenta con más de 200 locales comerciales distribuidos a lo largo y ancho de la Argentina. Sin embargo, la crisis económica que está generando la pandemia en las economías mundiales también afecta de forma directa a las compañías más poderosas del goblo como lo es Mc Donald’s. Por eso, también se acaba de anunciar el cierre de otra sucursal en Mar del Plata.

La situación que viene afrontando la franquicia independiente más grande de McDonald's, Arcos Dorados, registró unas pérdidas netas atribuidas de 52 millones de dólares en el primer trimestre del año, frente a las ganancias de 12 millones de dólares del mismo periodo del año anterior, según informó en un comunicado.

En este contexto, una de las posibilidades que se barajan para reemplazar el histórico negocio que se encontraba al lado de Provincial, según publica Punto Biz, es que allí se instale una nueva marca de comida rápida: Mostaza. Si bien la firma para sellar el acuerdo y poder ocupar el local se encuentra en un parate por la pandemia del coronavirus, todo estaría dado para que la compañía se instale en la emblemática esquina que da salida desde Rosario hacia la autopista a Buenos Aires.

La oferta que la competidora Mostaza ofrecería al propietario del espacio sería mucho más tentadora que la que mantenía Mc Donald’s, que viene padeciendo la caída en el consumo producto del coronavirus a nivel mundial, teniendo que cerrar miles de comercios a modo de prevención.

¿Efecto dominó?

El de Rosario no es el único restaurant de comida rápida que cierra en el país. Recientemente se confirmó que otra de las sucursales que funcionaba en Mar del Plata, en el paseo comercial Güemes, también bajó sus persianas. Según argumentaron desde la firma, se debe a la fuerte caída que hubo por efecto de la pandemia.

La buena noticia es que los empleados que trabajaban en ese local serán reubicados en los distintos Mc Donald’s que siguen funcionando en “La Feliz”, por ende, no se deberá sufrir las consecuencias de ningún despido ni cesanteo de trabajadores.

Con la intención de lograr se sortear la crisis que está generando la pandemia, la empresa tomó diferentes medidas que pasan por aumentar las ventas, reducir gastos, mitira inversiones y dar prioridad a su liquidez financiera.

También prevé un apoyo a través del retraso temporal de los pagos relacionados con la franquicia y habilitar una fuerte reducción de la inversión en publicidad y promoción de la marca en pos de lograr recuperarse del notable impacto económico que está atravesando.