En el marco de dos allanamientos

Cayó ”Manco” : el líder de barrio Plata acusado de asociación ilícita y tentativa de homicidio

Los delitos que le atribuyen van desde defraudación hasta amenazas.

Por Rosario Nuestro Redes

sábado 12 de enero, 2019

A Oscar G. le dicen “Manco” o también “Gitano”, con 46 años se encontraba prófugo de la Justicia, acusado de liderar una asociación ilícita arraigada en barrio Plata. Este sábado por la mañana fue detenudo en calle Las Flores al 3600.

La Policía de Investigaciones y el fiscal Gustavo Ponce Asahad lo estaban investigando por varios delitos (desde las amenazas a hasta usurpación), y el pasado el jueves, durante un allanamiento en Constitución y Lamadrid, el Ministerio Público de la Acusación ordenó secuestrar cuatro camiones, maquinarias de construcción y mercadería de él

Oscar es considerado un hombre de influencia en barrio Plata y es dueño de una distribuidora de bebidas

El 28 de noviembre pasado, un galpón de Constitución al 5200 fue allanado en el marco de la causa por el resonante homicidio de Cristian Enrique, joven de Cabín 9 desaparecido durante 20 días y luego hallado calcinado a la vera de una ruta cerca de Soldini. En ese operativo, llevado a cabo por fuerzas federales, hubo varios demorados –entre los cuales había cuatro colombianos y el Manco– que quedaron desvinculados del crimen que motivó el operativo. Pero se les formó causa por tenencia de arma, contrabando de cigarrillos y dinero falso.

Poco más de un mes después, cinco personas de su entorno fueron imputadas por integrar una asociación ilícita cuyo liderazgo está atribuido al propio Manco. Se trata de los hermanos Maximiliano y Ariel Q.; Carla R. (esposa de Manco); Eric R. y el colombiano Mauricio A. G.

Manco estaba prófugo en esa causa. Los delitos que le atribuyen, según las calificaciones ventiladas en sede judicial, van de la defraudación hasta amenazas, pasando por tentativa de homicidio.

Una de las causas que tuvo cobertura mediática en la investigación fue la balacera del 16 de diciembre a un chalet usurpado donde funcionaba un lavadero, en Oroño y Savio.

La dueña de la propiedad, Gabriela, contó que había heredado ese inmueble de su abuela y, terminado un contrato de alquiler, quedó vacío un tiempo. La situación la aprovechó en junio de 2018 un grupo de personas –según la Justicia, Manco y su banda– que violentó el ingreso y se quedó en la vivienda, explicó una fuente fiscal. La cosa no terminó allí. Los usurpadores decidieron hacer su negocio y la vendieron, sin ningún tipo de documentación, a otra gente por 70 mil pesos. Disconformes con la ganancia por ese negocio –según la teoría fiscal–, tirotearon el frente de la casa la noche del 16 de diciembre para intimidar a los “compradores” y obtener un rédito económico mayor. Esa noche, desde un Chevrolet Corsa rociaron de balas la vivienda y fueron heridos Alexis G., de 18 años, quien sufrió un plomo en el glúteo derecho; Joana F, de 23, a quien una bala le fracturó un tobillo; y Brian F., de un año y medio e hijo de Joana, quien recibió dos escoriaciones de bala en ambos tobillos.

Fuentes de la causa confiaron que el Manco G., a quien investigadores definen como un “capanga barrial”, logró escurrirse de un allanamiento a su distribuidora de Constitución y Lamadrid el jueves pasado. Las fuerzas de irrupción llegaron a un predio –celosamente custodiado por ocho cámaras de seguridad– del que se secuestraron cuatro camiones, maquinarias de construcción y mercadería. Esos  elementos fueron incorporados a pedido de la Fiscalía al legajo de la causa, ya que la mujer que recibió al pelotón de PDI no pudo acreditar la titularidad. Pero no hallaron al Gitano.

Este sábado por la mañana sí encontraron al Manco: lo detuvieron en el marco de dos allanamientos en la zona de calles San Nicolás y Las Flores. El fiscal Ponce Asahad prepara una audiencia imputativa cuya fecha aún no fue confirmada.

 

Fuente: El Ciudadano

Comentarios