Canales en línea con contenidos infantiles

El público, a día de hoy, especialmente las nuevas generaciones, han optado por un entretenimiento más a la carta, más personalizado, dónde la oferta es amplia y variada.


En un mundo en el que lo conectado y lo digital tiene cada vez más protagonismo, el ámbito del entretenimiento —y en particular el entretenimiento infantil— no va a la zaga. Hemos vivido, en pocos años, una transición que ha llevado a la televisión en su formato clásico (ya fuese televisión pública o televisión por cable), desde una posición central e indiscutible como fuente de entretenimiento audiovisual, hasta un papel secundario e incluso en, algunos casos, residual o inexistente.

El público, a día de hoy, especialmente las nuevas generaciones, han optado por un entretenimiento más a la carta, más personalizado, dónde la oferta es amplia y variada, y el consumo está adaptado en tiempo y espacio a las necesidades particulares de cada usuario. Esta es la principal baza de las plataformas de entretenimiento digital que ofrecen contenido audiovisual a sus suscriptores, el que estos puedan ver los contenidos cuando quieran, y dónde quieran, ya que las visualizaciones son compatibles con variedad de dispositivos, desde smartphones y tablets, hasta portátiles y PCs. Aunque la televisión, como objeto, pueda seguir ocupando un espacio preeminente en muchos hogares (en gran medida porque la mayoría de los televisores modernos están conectados a la red y pueden instalar las plataformas de contenido digital que tanto éxito tienen en la actualidad), lo que está claro es que la forma de consumir contenido audiovisual ha cambiado notablemente.

Como es de esperar, esto no es así solamente en lo relativo el contenido destinado para los adultos. La forma de consumir contenido infantil también ha cambiado muchísimo. El hecho de poder elegir el momento en que los más pequeños ven sus series, sus vídeos y sus películas favoritas, y de tener una variedad mucho más grande de contenido (que puede oscilar, según la plataforma de la que se trate, desde una vertiente más educativa, hasta otra más centrada en la distracción y el ocio), ha hecho que las plataformas de contenido infantil se hayan convertido en la forma predilecta para consumir este tipo de entretenimiento.

En este sentido, Youtube se ha posicionado como uno de los líderes a la hora de ofrecer contenido para niños. La oferta es enorme: canciones, cuentos y poemas infantiles, representaciones teatrales, historias con juguetes, programas infantiles, dibujos animados, ¡incluso los llamados kidfluencers! la versión infantil de los famosos y populares influencers. Para filtrar este tipo de contenidos y poder monetizar y controlar mejor este mercado, Youtube se ha apoyado en Youtube Kids.

Las grandes operadoras telefónicas tampoco han querido despistarse a la hora de captar usuarios que busquen este tipo de producto. Tanto Vodafone, como Orange y Movistar presumen de tener una amplia oferta de contenido infantil para todos los gustos. Sin embargo, es la empresa española la que más importancia parece haber dado a esta faceta.  Contratando algunos de sus paquetes fusión, los clientes podrán optar a un buen número de estrenos infantiles y tener acceso a contenido exclusivo, tanto en películas como en series.

HBO, Amazon Prime Video, Filmin y Netflix también han hecho una gran inversión en esta dirección para no perder al público más joven. Cada uno con su estrategia, ofrecen, a través de sus plataformas una amplia variedad de entretenimiento infantil. Netflix, HBO y Amazon ofrecen contenidos populares similares con pequeñas variaciones, desde clásicos a títulos más novedosos. En Netflix incluso podemos encontrar propuestas diseñadas para cada época del año, ya sea Halloween, Navidad, las vacaciones de verano, etc. Algo diferente, y muy interesante, es la estrategia de Filmin, que da importancia a que sus contenidos se adapten algo mejor a cerebros que estén aún en desarrollo y apuesta por producciones independientes, cortometrajes y series míticas que son un soplo de aire fresco en un sector, por lo demás, algo homogéneo.

También tenemos que mencionar el reciente desembarco de Disney fuera de los Estados Unidos a través de su plataforma Disney plus. Toda la oferta de este gigante del entretenimiento infantil está ya disponible a través de televisores inteligentes y dispositivos conectados, y podrá descargarse para verse sin necesidad de conexión.

Hay que recordar que los expertos siempre recomiendan que el mejor entretenimiento para los más pequeños está lejos de las pantallas, ya que estas pueden afectar de manera muy perjudicial a su desarrollo cognitivo, a sus habilidades motrices, a sus interacciones sociales y a multitud de facetas de su vida futura. En una época en la que muchos padres carecen del tiempo y la paciencia necesaria para dedicar a sus hijos la atención y presencia necesaria, el entretenimiento digital parece la solución más sencilla para entretener y apaciguar a sus hijos.

Lo ideal es que la gran mayoría del tiempo los niños aprendan jugando al aire libre, desarrollando sus sentidos, interactuando con otros niños y moviéndose. Si de manera esporádica, consciente y reducida echamos mano de este tipo de contenido (y para ello, como vemos, la oferta es enorme), no está mal; pero no debería ser, en ningún caso, la norma.