preocupación

Buscan desesperadamente a un joven de 23 años que desapareció a la salida de un boliche en La Fluvial

Carlos Daniel Orellano salió de su casa en la zona noroeste el domingo por la noche. Su familia y amigos no saben nada de él.


Horas de desesperación vive la familia de un joven de 23 años que salió de su casa el domingo por la noche para ir a bailar a un boliche en la zona de La Fluvial y nunca regresó. La madre del muchacho realizó la denuncia ante la policía, pero todavía no hay novedades.

Según fuentes policiales, Carlos Daniel Orellano, de 23 años, salió de su casa en la zona noroeste de Rosario a última hora del domingo, después de haber pasado el día en el camping de Rosario Central. Se bañó y se dirigió a bailar a una discoteca de La Fluvial en un remís. Alrededor de las 10 de la mañana, preocupada porque su hijo no había llegado, su madre llamó a los amigos del joven y a su primo, quienes dijeron no saber nada, pero se comunicaron con otros chicos que aseguraron haberlo visto alrededor de las 5 a la salida del boliche. Los familiares constataron que no se encontraba demorado en ninguna dependencia policial ni en un hospital.

Paralelamente, desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) consignaron que una mujer policía manifestó haber visto a un joven, no identificado hasta el momento, de entre 20 y 25 años, que se encontraba en la baranda del extremo del muelle 3 de la Estación Fluvial y que en un momento lo perdió de vista, motivo por el cual presumió que se pudo haber caído al río. La uniformada alertó de lo sucedido al 911. Se investiga si se trata de Carlos, algo que todavía no se confirmó.

Con miras a esclarecer lo sucedido, intervino personal policial y de Prefectura Naval. Se realizaron rastrillajes en las aguas del Paraná con resultado negativo. Desde Fiscalía se solicitó, además, relevamiento de cámaras públicas y privadas del lugar y la zona de influencia, cartas de incidencia al 911 y toma de testimonios a personas que puedan haber visto a las mencionadas personas.

El joven desaparecido es de contextura delgada, tes blanca, mide 1,70 y pesa 70 kilos. Tiene ojos marrones, pelo corto marrón oscuro. Vestía camisa jeans, pantalón corte chino color marrón claro y zapatillas grises con cordones negros. Posee un tatuaje en el pecho que dice Rosario Central y otro con el nombre Aymará en la parte interna de uno de los tobillos.