Controversia

Brasil, el segundo país con más muertes por coronavirus, producirá 100 millones de vacunas y volverá a permitir el fútbol

El sábado se firmó un acuerdo que compromete a Brasil con un desembolso de 288 millones de dólares y tecnología para producir la vacuna que ya está en su tercera fase de pruebas clínicas con humanos. Además se disputarán encuentros de fútbol con público desde el 10 de julio.


El país liderado por Jair Bolsonaro, cuestionado internacionalmente por sus políticas deficientes para combatir la pandemia y transformar su país en el segundo a nivel mundial con más víctimas, habilitará los encuentros de fútbol con público en Río de Janeiro desde el próximo 10 de julio, ocupando un tercio de la capacidad y con cuatro metros de distancia entre los espectadores.

Además durante el sábado firmó un acuerdo que compromete a Brasil con un desembolso de 288 millones de dólares por las primeras 100 millones de dosis y tecnología para producir una vacuna que ya está en su tercera fase de pruebas clínicas (con humanos) y es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la más avanzada y prometedora.

Ambas noticias volvieron al país trending topic con el hashtag #Saludenabrasil. Entre los comentarios se encuentran quienes defienden al gobierno de Bolsonaro y lo comparan con Argentina. Allí peden verse cientos de críticas a las políticas contrarias de Alberto Fernández, quien defiende la salud por sobre los intereses capitales.

La nueva vacuna

De esta manera Brasil, el segundo país con más muertes por coronavirus en el mundo, podría abastecer a toda América Latina con la vacuna para erradicar el Covid-19.

Un acuerdo con la Universidad de Oxford daría la capacidad a sus laboratorios para poder convertirse en el gran abastecedor del inmunizante.

La previsión es de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), mayor centro de investigación médica de Latinoamérica y vinculado al Ministerio de Salud brasilero, que será el responsable por la producción de la vacuna en Brasil en caso de que los experimentos demuestren su eficacia y su seguridad.

El acuerdo alcanzado con la Universidad de Oxford y con la farmacéutica AstraZeneca, responsables por la vacuna más prometedora hasta el momento contra la COVID-19, le garantiza al Ministerio de Salud de Brasil inicialmente 100 millones de dosis de la medicina y le permite, gracias a la transferencia de tecnología, producirla en el país posteriormente de forma autónoma.

"En caso de que la vacuna se muestre eficaz, y gracias a que somos la referencia en la región y a que contamos con una gran capacidad productiva, el acuerdo nos permite convertirnos en el responsable por el abastecimiento de la vacuna en América Latina", afirmó la presidenta de la Fiocruz, Nísia Trindade Lima, citada en un comunicado de la entidad.

La funcionaria dijo que Fiocruz, que es responsable por el desarrollo y la producción de la mayoría de las vacunas de Brasil, tiene en este momento una capacidad para fabricar hasta 40 millones de dosis de la vacuna al mes sin afectar ninguna de sus otras líneas de producción.

Esa capacidad le permite abastecer no sólo Brasil sino también a la mayoría de sus vecinos.

Para ello, agregó Trindade Lima, Fiocruz tan solo necesita de una inversión en sus laboratorios ya prevista en el acuerdo y un posible aumento de la productividad mediante el establecimiento de nuevos turnos de trabajo y la reacomodación de algunas actividades productivas.

Un acuerdo fue anunciado el pasado sábado y compromete a Brasil con un desembolso de 288 millones de dólares por las primeras 100 millones de dosis y por la transferencia de tecnología para producir una vacuna que ya está en su tercera fase de pruebas clínicas (con humanos) y es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la más avanzada y prometedora.

En una primera fase del acuerdo, Brasil pagará 127 millones de dólares por 30,4 millones de dosis de la vacuna que recibirá en dos lotes, uno en diciembre de 2020 y otro hasta el 15 de enero de 2021.

El país inicialmente importará toda la materia prima producida por los laboratorios de AstraZeneca en el exterior y producirá las vacunas en los laboratorios de la Fiocruz en Río de Janeiro.

En una segunda etapa, y en caso de que se compruebe la seguridad y la eficacia de la vacuna, la Fiocruz podrá comenzar a producir el principio activo en el país, por lo que será totalmente autónoma en la fabricación de la medicina.

El ministerio pagará 161 millones de dólares por los derechos para producir otros 70 millones de dosis de una vacuna que tendrá un costo de producción de 2,30 dólares por unidad.

El acuerdo fue anunciado en momentos en que Brasil acumula 56 197 muertos y 1 284 214 casos confirmados de la enfermedad, según los datos de un consorcio de medios de comunicación que recopila las estadísticas directamente de las secretarías regionales de Salud.

Esas cifras confirman al gigante suramericano como el segundo país más castigado por la enfermedad, por detrás tan solo de Estados Unidos, y como uno de los nuevos epicentros mundiales de la pandemia.

 

(Con información de EFE)